Cabeceras especiales

Cabecera

MODA EN LA TV

De los 80 a 2016: La moda cambia (o no tanto) en el regreso de 'Madres forzosas'

Rocío Ponce
@rponcedominguez
09.03.2016 | 12:30

Lo sé. La principal atracción fashionista posible del retorno de Padres forzosos (Full House), ahora Madres forzosas (Fuller House), desapareció antes de que emitieran los primeros episodios: las gemelas Olsen no volvían a la serie que les dio la fama. Las actrices reconvertidas en diseñadoras y empresarias de éxito del mundo de la moda no querían regresar a ese tierno papel de Michelle. Aunque han utilizado esa excusa “real” para que Michelle no aparezca en la serie y suelen hacer hacer referencias a ese mismo éxito como diseñadora en Nueva York y su falta de tiempo libre para ir a verles.

La serie, que se estrenó el pasado 26 de febrero en Netflix, y que ya ha renovado por una segunda temporada, cuenta la historia de la hija mayor de los Tanner, DJ, que es ahora la matriarca y que cuenta con la ayuda de su hermana mediana Stephanie y su amiga Kimmy Gibler en su nueva vida de madre viuda de familia numerosa. El abuelo Danny, el tío Joey, el tío Jesse y la tía Becky harán apariciones regulares en este nuevo hogar en el que nos colamos sin llamar.

Lo interesante de analizar el vestuario de la nueva Madres forzosas es ver el cambio de tendencias en general (desde 1987 a 1995 y de 2015) y la evolución estilística de cada uno de los personajes. En Padres forzosos, la encargada del vestuario femenino fue Gina Trikonis y del masculino Bob Squire, ambos inactivos actualmente. Ahora el reto lo tiene Mary Kate Killilea que según cuenta en Fashionista busca un vestuario muy realista y para eso se reunió con cada uno de los actores y hablaron sobre la evolución de la vida de sus personajes, de su estado actual, etc. “DJ es una madre moderna y hacia eso vamos con ella. Tiene un gran sentido del estilo que he sacado del que tiene Candace (actriz que le da vida)”, responde. La veremos con cómodas prendas de estar por casa, pero también con vestidos de silueta lápiz y con encajes para ocasiones especiales, pantalones pitillo y muchas prendas básicas para el día a día, etc. Básicamente algo parecido al armario de la treintañera media española, esa working mom del siglo XXI.

Stephanie es ahora una disk jockey y para ella han querido traer algo del estilo de los festivales de antes como el Lollapalooza y hasta de los que son famosos hoy como el Cochella. Pero si había un personaje que le suponía un verdadero quebradero de cabeza esa era Kimmy, la mejor amiga de DJ, por el marcado e inolvidable estilo (TAN ochenteno) que tenía en la primera serie, incluso opina la diseñador que fue la primera hispter.

La marca del vestuario en 2016 de Kimmy Gibler es, sin duda, y además del color y el aire infantiloide, el complemento divertido. Han encontrado prendas para Kimmy en Etsy, Modcloth y tiendas vintage. Aparecerán algunos guiños al pasado adolescente con prendas como la bufanda de bacon y huevos, el bolso donut y de cubo de rubik. Y también al peinado semirrecogido con coletero. Nos rendiremos a su carisma, de nuevo, y a novedades en su forma de vestir porque ella representa a esa amiga diferente y con un estilo propio que defiende hasta el final.

Otra de las cosas más interesantes de este vestuario es que han recuperado prendas de Full House para los tíos Jesse y Joey en la actualidad. ¡Hasta la chaqueta que John Stamos llevó en el piloto! Esto sí que es un remember. Y aunque, evidentemente, Madres forzosas es una serie de esta época no deja de tener ese halo que nos devuelve a los ochenta sin parar. Y eso nos gusta.