Cabeceras especiales

Cabecera

ANÁLISIS

El regreso del público perdido de la televisión... sólo por la información

En tiempos de pandemia, la audiencia se decanta por la información y se muestra poco atraída por los formatos de 'prime time'

Jodie Comer y Sandra Oh, protagonistas de 'Killing Eve' (BBC América)
Jodie Comer y Sandra Oh, protagonistas de 'Killing Eve' (BBC América)
C. Abel
@Crissabel
28.03.2020 | 08:10

La información gana la partida al entretenimiento. No podía ser de otra forma. En tiempos de incertidumbre, el espectador necesita más que nunca estar conectado a la última hora. Nos encontramos en la semana clave y también en la más trágica. Son los peores días de la pandemia por coronavirus, pero también el momento de comprobar si el confinamiento de la población surte efecto y la expansión del contagio empieza a descender.

La mayoría de los formatos de entretenimiento del 'prime time' no obtienen el beneplácito de la audiencia

Motivos de actualidad suficientes para que los televidentes traten de encontrar en los informativos esa buena nueva que aporte un rayo de esperanza en medio de esta pesadilla. Los datos de audiencia de los últimos días así lo avalan. Según la consultora Barlovento Comunicación, la audiencia acumulada de los informativos en el mes de marzo fue de 40,7 millones de consumidores, 2,1 millones más respecto al mes de febrero. 

Esto ha llevado a que las dos ediciones de Antena 3 Noticias, Informativos T5, Telediario, laSexta Noticias y Noticias 24 Horas ocupen gran parte del ránking de los 20 espacios más vistos de la jornada, una tónica que se ha repetido desde que se decretó el estado de alarma.

Tan solo Supervivientes, Tu cara me suena y El hormiguero, en su nueva versión Quédate en casa, cuentan con el beneplácito del público. El drástico cambio de consumo televisivo demuestra que el público que había abandonado la televisión en los últimos tiempos ha regresado, pero parece tan sólo interesado por la información. La oferta de entretenimiento ideada por las cadenas no le convence lo suficiente, un dato a tener muy en cuenta porque coincide en el tiempo con un repunte del consumo vía streaming.

Excepciones en medio de la tónica general

Sin público y acompañado por videoconferencia por sus invitados, Pablo Motos y Cía. regresaron el pasado lunes como el espacio más visto del año. Sus más de dos millones de espectadores de media tenían mono tras una semana de ausencia y acudieron en masa, arrastrando a nuevos adeptos hasta alcanzar la cifra de 3.651.000, a su llamada con las entrevistas por videoconferencia a Alejandro Sanz y Miguel Ángel Revilla. Las conexiones con los hogares de Antonio Banderas, Sergio Ramos,  Pilar Rubio, Paula Echevarría, Mario Casas y Javier Gutiérrez también superaron los tres millones.

Sin embargo, el agraciado experimento de 7yAcción y Atresmedia es casi una excepción en medio de un escenario donde solo los supervivientes de Telecinco mantienen el tipo, aunque el share de Tierra de nadie de esta semana haya rebajado sus registros con respecto a siete días antes. La gala presentada por Carlos Sobera reunió el martes a 2.630.000 usuarios, cinco puntos y medio por debajo del 18,8% que registró el 18 de marzo con 3.715.000 espectadores.

Algo que obligó a Telecinco a alargar la gala del jueves hasta las 01:15 horas para así aumentar la cuota de pantalla. Finalmente, el programa anotaba un 24,8% y 3.222.000 espectadores, 1,5 puntos más de cuota de pantalla, pero 243.000 espectadores menos que la semana anterior.

Otros formatos, como Me resbala y Maestros de la costura, que llevaban tiempo en pantalla con óptimos registros, tampoco han sabido sacarle partido a este masivo consumo televisivo aumentando su cuota de pantalla. La alocada competición cómica de Antena 3 perdió esta semana 91.000 espectadores, mientras que el talent de costura de Shine Iberia para La 1, alrededor de 300.000.

Por su parte, Juegos sin fronteras, el concurso internacional de Telecinco, no heredó los casi dos millones y medio de espectadores de media que hasta el pasado día 16 siguieron la segunda temporada de Vivir sin permiso. Con 1.973.000 espectadores de media (12,4 %), el programa presentado por Lara Álvarez y Joaquín Prat se coló por los pelos en el ranking de los 20 más vistos del día 23.

Las únicas apuestas de ficción , 'Perdida' y 'Killing Eve', registran cuotas muy bajas 

Y lo mismo ocurre con Ven a cenar conmigo: Gourmet Edition (Cuatro). La adaptación del británico Come dine with me protagonizado por famosos sumó 100.000 nuevos seguidores el pasado miércoles, su máximo de temporada, pero continúa en torno al 12,3% de cuota de pantalla. 

La oferta cinematográfica de la mayoría de las cadenas en estos últimos siete días y la escasa ficción en prime time, representada por Perdida (Antena 3) con un 8,6% de cuota media en su despedida y Killing Eve (La 1), el éxito de BBC América que en su último pase logró un escasísimo 5,7%, no han encontrado su auditorio.

Una nueva forma de hacer televisión bajo mínimos

¿Por qué esta ausencia de interés por la oferta de entretenimiento en el prime time? Es pronto para poder hacer un análisis de estas variaciones de consumo televisivo porque las circunstancias no son las habituales.

Habrá que analizar las curvas desde distintos puntos de vista, para saber si, saturados por la información, gran parte de los hogares optan por otras pantallas como el streaming para saciar su necesidad de distracción llegada la noche.

Lo que sí sabemos, según las consultoras Barlovento Comunicación y GECA en base a datos de Kantar, es que el consumo realizado a través del televisor ha pasado de 13 minutos en la semana previa a la cuarentena, a los 23 de la semana laboral tras decretarse el Estado de Alarma. 

Asimismo, desconocemos todavía si esta tónica es una cuestión pasajera o dejara secuelas más allá de la cuarentena. Lo único cierto es que el confinamiento ha dado al traste con el comportamiento generalizado y ha puesto en la mesa una forma de hacer televisión diferente, bajo mínimos y sin potentes inversiones en producción, que generarán nuevos formatos cuando la tormenta amaine.