Cabeceras especiales

Cabecera

REPORTAJE

El día que Bertín Osborne fue concursante del ‘Un, dos, tres’

‘Mi casa es la tuya’ recordará el concurso a través de la entrevista a Bigote Arrocet

Mike Medianoche
@mikemedianoche
14.06.2019 | 15:25

“¡Piticlín Piticlín! ¿Aló?” fue una de las coletillas que popularizó Bigote Arrocet hace unas décadas aquí en España en su trabajo como humorista, sobre todo, en sus apariciones en el programa Un, dos, tres, responda otra vez.

Hace una semana, Chicho Ibáñez Serrador, el padre de aquel invento, fallecía, y en este portal analizábamos que qué clase de magia tuvo aquel concurso para que tantos programas de todo tipo le hayan rendido algún tipo de homenaje.

Hoy, en Mi casa es la tuya, Bigote Arrocet, ahora conocido por su nombre real, Edmundo, rememorará aquellos años junto a Fedra Lorente o Mayra Gómez Kemp, quienes también formaron parte de aquel espectáculo, en el que se regalaban coches, apartamentos en Torrevieja… o un millón y medio de cerillas, una ordeñadora automática o mil frascos de purgante.

En la promoción vemos a un Bertín Osborne muy emocionado por recordar el Un, dos, tres, y es que, tras preguntar si sus invitados creen que el programa de Ruperta tendría éxito otra vez, lo vemos con las lágrimas saltadas. “Mi madre era la fan más increíble de vuestro programa, siempre veíamos el Un dos tres mi madre y yo”, señala Osborne a los presentes.

Y es que Bertín fue un privilegiado en relación a este mítico concurso. Porque fue en faceta de cantante a interpretar algunos de sus éxitos, pero también concursó en calidad de famoso, en una entrega dedicada a ‘El mundo del disco’, que se pudo ver el 30 de marzo de 1984.

¿Cómo le fue a Bertín como concursante del ‘Un, dos, tres’?

Son Bertín Osborne y Paloma San Basilio. Son amigos y residentes en Madrid”. Así se anunciaba a la pareja de concursantes, si bien Bertín quiso puntualizar que él vivía en Jerez, para que sus paisanos no se enfadasen.

Bertín estaba como pez en el agua y realmente se notaba esas noches en las que veía el concurso con su madre. Sabía de qué manera podía por ejemplo rectificar una respuesta (no se contabilizaban hasta que Mayra las repetía) y junto a Paloma supo decir muchos “nombres de países que durante la Segunda Guerra Mundial fueron invadidos por uno u otro bando”, “nombres de utensilios que se utilizan en la limpieza” o “ríos españoles que desemboquen en el Atlántico o el Cantábrico”.

Lo hicieron mucho mejor que Alaska y El Fary, la pareja que menos dinero consiguió; y así, Bertín y Paloma pasaron a la siguiente fase, la eliminatoria, en la que tenían que hacer mímica, y de la que también fueron ganadores, imponiéndose a Dyango y Daniela Romo.

Así, llegaron a la última parte del programa, ‘La Subasta’, donde hicieron un juego en el que tenía que encontrar notas buenas en un piano; si no sonaba, perderían la mitad de lo acumulado. Así lograron 610.000 pesetas que fueron donadas… al Monte Pío de la Sociedad General de Autores, la SGAE. En aquella ocasión los cómicos del programa fueron, casualmente, Fedra Lorente y Bigote Arrocet, lo presentó Mayra. Vaya, que esta noche solo faltaría las Hermanas Hurtado para hacer el pack completo.

El día que Bertín se pasó de "listín"

Atención que no fue la única vez que Bertín concursó: en 1986 regresó como como participante del programa en la entrega de ‘El mundo de la música’ y en el que tuvo de pareja a Rocío Dúrcal. Tenían todo para triunfar, pues Bertín había llegado lo más lejos posible en su participación anterior, pero es que Rocío Dúrcal también era veterana y también había sido de la mejor pareja en aquella ocasión (junto a Fernando Esteso). No obstante, esa vez Bertín “se pasó de listín” como dijeron las Tacañonas, y no estuvo muy fino, pero su compañera tampoco ayudó.

Tuvieron que responder, por un lado, “objetos y enseres de una sala de cine” y “nombres de autores que hayan escrito sus obras, o parte de ellas, en italiano, francés o ruso”. En la primera, Bertín metió la pata al decir que el acomodador era parte de los enseres o muebles, y en el segundo, ambos se miraron con cara extrañada.

Tras un par de respuestas le tocaba responder a Rocío, y a Bertín se le iluminó el piloto; no podía responder pues no era su turno, y su compañera le dijo, sin palabras, que hiciera mímica para darle una pista. “Si es que es en ruso, cómo lo voy a decir”, respondió Bertín. “Nos tienen manía”, se quejó de broma, mientras el público le veía protestar por tener preguntas más difíciles que las demás parejas (Sergio y Estíbaliz y María Dolores Pradera y Alberto Cortez.

Por último, Mayra les pidió que dieran el nombre de la protagonista femenina de una película española que ella iría enumerando, y a Bertín se le atragantó quién era la actriz de ‘Pequeñeces’. “Esa película es antigua”, fue lo único que atinó a decir el cantante. La actriz era Aura Bautista, como llegó a responder Bertín, pero una vez que ya se había dicho eso de “campana y se acabó”.

Tras el recuento de dinero, Bertín Osborne y Rocío Dúrcal decían adiós al concurso: eran los que menos habían acumulado. Al menos, las azafatas aprendieron la lección, y nos dijeron que Rocío y él eran amigos y que residen “en todas las partes de España”. Así no habría paisanos que pudieran enfadarse.