Cabeceras especiales

Cabecera

ENTREVISTA

¿Está justificada una tercera temporada de 'La Casa de Papel' en Netflix?

El creador de la ficción Álex Pina mantiene un encuentro con los medios tras ver el primer capítulo de la ficción.

Póster de la tercera temporada de 'La casa de papel' (Netflix).
Póster de la tercera temporada de 'La casa de papel' (Netflix).
Juan M. Fdez
@juanmafdez
21.06.2019 | 08:00

Una de las grandes preguntas que se hicieron los millones de seguidores de La Casa de Papel cuando Netflix decidió hacerse con los derechos de la ficción de Atresmedia para continuar su historia, era si estaba realmente justificada una tercera temporada.

Una pregunta que, obviamente, también se hizo su propio creador, Álex Pina, y el coordinador de guiones, Javier Gómez Santander. "Abrir una serie tan bien cerrada como esta da un poquito de vértigo y más con lo que había pasado en todo el mundo", reconocía este jueves Pina en un encuentro con los medios en la Casa de América de Madrid tras presentar el primer capítulo de la nueva temporada.

Abrir una serie tan bien cerrada como esta da un poquito de vértigo

“Teníamos una serie cerrada con unos tíos millonarios que habían salido de la boca del lobo. Y robar algo en términos económicos sin una razón emocional, era un suicidio. Por tanto tenía que tener unos parámetros más emocionales”, añadía Pina.

Y ese parámetro emocional lo encontraron en Río y Tokio. “Encontramos que el único motor era el emocional y tiramos de Río -la policía lo detiene y lo retiene en paradero desconocido- y que Tokio fuera la que moviera un poco la banda. Creo que es la única forma en la que no provocamos una decepción en el público. ”, justificaba.

Pero, ¿por qué ellos dos? “El proceso duró semanas. Hablamos mucho. Qué tipo de golpe tenía que ser, qué tenía que significar... La mirada de la serie es Tokio. Es una franquicia que no podíamos perder. Ella es el primer plano de La Casa de Papel, es la narradora, y la detención de Río era a lo que la serie estaba abocada", señalaba Javier Gómez Santander, coordinador de guionistas de la ficción.

Como ya adelantó Netflix, después de conseguir huir con los mil millones de euros de la FNMT, El Profesor recibe una llamada: uno de los miembros de la banda ha sido capturado. La única manera de rescatarlo, y de proteger el paradero secreto de los demás, es volver a reunirlos a todos para llevar a cabo un nuevo atraco, el atraco más grande jamás pensado.

Cinco capas de tiempo

Fijado su estreno internacional para el próximo 19 de julio, la tercera temporada contará con ocho capítulos de 50 minutos, 20 minutos menos que sus dos primeras temporadas originales en Antena 3. Una menor duración que les ha ayudado con el ritmo. “Estamos contentos con la temporada. Son ocho capítulos que funcionan en un tiempo interno todavía más corto que temporadas anteriores que se desarrollan casi a ritmo real", explica Pina.

La identidad española, latina, iberoamericana o mediterránea es parte del éxito

Asimismo, entre las novedades de esta temporada, el equipo de guionistas ha trabajado con "una mayor fragmentación temporal y hay cinco capas de tiempo. Y con esas capas estamos muy contentos. Estamos explorando cosas que venían contadas en La casa de papel, que ha funcionado con dos capas de tiempo o incluso tres, pero aquí ampliamos a cinco para invitar al espectador a desfragmentarlas en un trabajo más activo y nos permiten tener varios géneros.

“Intentamos explorar nuevas vías narrativas manteniendo el ADN de La Casa de Papel: entretenimiento, acción y también intimidad emocional latina y con un valor muy plástico de la estética, de la sensibilidad, con la música. Y todo ello con una factura cuidada”, argumenta.

Y es que, “la identidad española, latina, iberoamericana o mediterránea es parte del éxito. Es adosar una mirada emocional a un género de acción más norteamericano. Y esa mezcla de acción, thriller e intimidad emocional es La Casa de Papel (...) Hay que competir de tú a tú con las series norteamericanas, pero desde nuestro lado. Eso es esencial”, añade.

En cuanto a los nuevos personajes, Pina cree que “funcionan como si hubiesen estado siempre. Tienen ADN de La casa de Papel. Es un elemento dinamizador y que genera nuevos conflictos y aporta nuevas perspectivas”.

El gran salto de producción

Rodada en lugares como  Panamá, Tailandia, Florencia, como ya avanzó BLUPER en exclusiva hace algunos meses, el salto de producción de la ficción es enorme. “En términos de producción hemos crecido muchísimo, hablamos de un 30 o un 40 por ciento más de personas en el equipo. La serie en envergadura, en valor de producción, es mucho más grande”.

Antes invertíamos 12 o 13 jornadas por capítulos, ahora estamos en 22

“En la primera temporada, para rodar cada capítulo se invertían aproximadamente 12 o 13 jornadas de grabación. En esta tercera, sin embargo, estamos en 22 jornadas de grabación por capítulo. Supone un aumento de prácticamente el 80 por ciento de tiempo de grabación para capítulos. Y todo esto teniendo en cuenta que son capítulo de 25 minutos menos. Estamos hablando de 45 minutos frente a los 70 de las anteriores temporadas. Es un incremento de valor de producción muy brutal”, explica Pina.

De ahí que, aunque no tenga datos de audiencias, el creador tenga “la sensación de que la casa es muy importante para Netflix que van desde la iconografía pop de la serie hasta una identidad muy poderosa en terrenos emocionales y de originalidad”.

A pesar de ello, Pina tiene claro que “este arco narrativo no se va a dilatar o alargar innecesariamente en el tiempo por cuestiones mercantiles. Vamos a contar lo que tengamos que contar en el menor tiempo posible. La serie tiene vocación de ser muy ágil, de ir quemando muchos hitos. Eso es parte del espíritu de La Casa de Papel y no vamos a traicionarlo nunca”.