Cabeceras especiales

Cabecera

REPORTAJE

De la cárcel a concursantes de realities (y viceversa)

Paz Padilla se mostraba contraria esta semana a que exdelincuentes acudan a estos concursos como famosos

Mike Medianoche
@mikemedianoche
25.03.2018 | 14:09

El pasado martes en Sálvame hubo un pequeño debate. ¿Se debe llevar a un reality a alguien que haya sido famoso por cometer un delito? Gema López exponía que son los propios programas los que generan interés por la experiencia de los famosos que han cometido delitos, y de ahí, por ejemplo, que Mayte Zaldívar esté concursando en Supervivientes, por el interés que se ha creado sobre su pasado por la cárcel, como personaje que tiene mucho que contar.

Paz Padilla, presentadora del espacio cuando se produjo este debate, tenía una visión completamente contraria. “Yo no sé qué hace Mayte Zaldívar ahí. Hay cosas que no deberíamos hacer o permitir”, expuso la gaditana. “Yo como persona que veo un reality pienso que no debería estar ahí. Hay determinadas cosas a las que no hay que darle pábulo”, sentenció, pues consideraba que se premia ese mal comportamiento con concursar en un reality con tanta repercusión. “Cuando una persona ha cometido un delito social no me apetece verla en la playa, contando su historia”, se reafirmaba.

Y es que desde que Mayte fue confirmada como concursante Supervivientes son muchas las ocasiones en las que ha hablado del delito que cometió y su paso por prisión. “Supervivientes es duro, pero no sé si tanto como la cárcel” decía en su vídeo de presentación. También ha hablado de que los delitos que cometió ("Blanqueo es blanqueo. ¿Que está mal? Por supuesto. ¿Que es un delito? Por supuesto") e incluso de que no se arrepiente de nada de lo que hizo (“Si volviese a nacer no cambiaría nada”).

En este sentido, Mila Ximénez contó que “nos da más miedo defender a Mayte Zaldívar que a Isabel Pantoja” por haber cometido delitos similares, porque “si yo defiendo a Mayte Zaldívar me van a decir qué haces defendiendo a la delincuente esa”.

Este mismo sábado, en el Deluxe, se ofrecieron imágenes inéditas sobre Supervivientes, y precisamente volvían a girar sobre Mayte Zaldívar y la cárcel, donde afirma que la trataban peor que a otras presas. “A la gente la dejaban ir a misa todos los domingos, y a mí me decían hoy usted no puede salir”. Sobre su proceso judicial, además, explicó que hubo “18.000 manos negras”, que no le daban permisos penitenciarios “por ser Mayte Zaldívar” y que en su proceso judicial hubo “papeles con alas”, porque había documentos que su abogado no podía encontrar.

El Dioni en 'Supervivientes'

El Dioni también fue Superviviente

Se le está quitando oportunidades a gente que no ha hecho lo que ha hecho ella. Y no es la primera, que también estuvo el Dioni”, recordaba Paz Padilla en su alegato, sobre otros famosos que concursaron en realities y que alcanzaron la popularidad por motivos similares.

Dionisio Rodríguez Martín, conocido como El Dioni, se hizo conocido tras robar un furgón blindado con 298 millones de pesetas (1,8 millones de euros) a la empresa que trabajaba, allá por 1989. Para escapar de la justicia repartió parte del dinero y se fue a Brasil, donde fue capturado y encarcelado, y posteriormente extraditado a España, donde cumplió el resto de la condena. En mayo de 1995 salió con libertad condicional tras cumplir tres cuartas partes de la pena de tres años y cuatro meses que le habían impuesto. Más tarde, incurrió en un supuesto delito de narcotráfico que le llevó seis meses más de reclusión.

Estos actos de delincuencia le valieron una gran popularidad que aprovechó para escribir libros y sacar discos como cantante, en los que solía bromear con ese robo. En 2011, Dioni entró como concursante al programa Acorralados de Telecinco, y durante su estancia fue arrestado por la Guardia Civil por un delito contra la seguridad vial. Tras prestar declaración, regresó al concurso, el cual tuvo que abandonar forzosamente por motivos de salud.

En 2016 volvió a vivir una experiencia en un reality, cuando viajó a Honduras como concursante de Supervivientes. Allí se convirtió en el primer expulsado, aunque para él no supuso ningún disgusto la expulsión, pues se alegró de poder regresar a España tras 21 días de aventura.

Joselito en 'Supervivientes' en 2008

Joselito, otro superviviente que pasó por la cárcel

Fue el niño prodigio del cine español del franquismo en los 60, con películas como El pequeño ruiseñor. José Jiménez Fernández, Joselito, trabajó mucho en el cine y la canción cuando era un crío, pero a medida que fue creciendo dejaron de llamarle.

En 1991, cuando iba camino para los 50 años, fue detenido por un delito de narcotráfico y acabó en la Cárcel Modelo de Valencia y la prisión de Picassent, donde cumplió un año y medio de condena. Más tarde, le tendieron una trampa y volvió a la cárcel, aunque en 1994 fue absuelto.

En su caso, esa privación de libertad le permitió reinsertarse en la sociedad, pues no duda en afirmar que “la cárcel es lo mejor que me ha pasado en la vida. Allí curé mi adicción a la cocaína y aprendí a conformarme”.

En 2008 recuperó la popularidad gracias a su participación en Supervivientes, del que resultó segundo expulsado. En plató le defendía Marifé, su segunda esposa y el gran amor de su vida.

Grandes hermanos con problemas con la ley

Muchos concursantes de Gran Hermano han tenido algún problema con la justicia una vez han salido de la casa de Guadalix de la Sierra: Pepe Flores (GH 12) por intentar agredir y amenazar a una enfermera del Hospital Clínico de Granada, Desi (GH14) por una denuncia de Antonio Tejado, Luhay (GH5) y Fleky (GH9) por asuntos de droga, Daniel López (GH8) y Carlos Navarro (GH2) por violencia machista, y así un largo etcétera al que se podrían añadir nombres como el de Pulpillo, Aris o Julio ‘El Feroz’ .

Pero sin duda, el que más problemas ha tenido debido a una adicción al juego es Igor Basurko, que ha acumulado varias sentencias que suman más de tres años de prisión por sustraer tarjetas de crédito.

Detenidos, detenidas y viceversa

Los tronistas y pretendientes de Mujeres y hombres y viceversa también han tenido problemas con la ley. El más popular de todos, Rafa Mora, ahora colaborador de Sálvame, pasó un mes en prisión en 2011 por una supuesta agresión a dos guardias civiles.

A finales de 2017 también conocíamos el caso de Javi C, a quien se le pidió año y medio de cárcel por dejar morir a su perro de hambre. Javi, que fue dos veces pretendiente, era el dueño de un bulldog americano tuvo que ser sacrificado porque “se encontraba en una situación extrema, absolutamente caquéctico, deshidratado y con leishmaniosis no tratada” según denunció la protectora Modepran.

A la lista se puede añadir otros nombres como Toño, detenido por delitos de conducción, y el de Maikel, quien salió con libertad con cargos por una agresión homófoba en la que casi deja en coma a su víctima después de propinarle un puñetazo. Entre las chicas, podría recordarse a Lucía Sánchez, quien fue detenida junto a su entonces pareja Álex Casademunt por una pelea, y el de Mireia Torremocha, a quien se le pidió cuatro años de cárcel por una pelea.

El caso de 'La vuelta al mundo' de Antena 3

En este sentido de problemas con la justicia y realities es interesante recordar lo que sucedió en 2009 en el programa La vuelta al mundo en directo, de Antena 3.  Uno de los concursantes, Cyril Jacquet, participaba con su novia en el formato, similar a Pekín Exprés, y a través de las redes sociales se conoció que en 1994, cuando era un adolescente, Jacquet mató a sus padres.

Por ello, la organización decidió que regresasen a España para plantearles lo que ocurría. "No pienso aclarar nada. No te dejan retomar tu vida", zanjó el joven en el programa, el cual decidió abandonar.  "Mi decisión es para no darles pie a que sigan juzgando, indagando. No quiero seguir dando coba a los medios de comunicación para que me linchen", explicó.