Cabeceras especiales

Cabecera

ACTUALIDAD

¿Cuánto vale anunciarse en las Campanadas en TV? ¿Y el cuentauvas?

El primer anuncio del año tiene un coste mucho menor que el último.

Cristina Pedroche y Alberto Chicote.
Cristina Pedroche y Alberto Chicote.
Juan M. Fdez
@juanmafdez
31.12.2017 | 18:05

El último minuto del año es también uno de los minutos que más espectadores se congregan frente al televisor. Por ello no es de extrañar que los anunciantes se peleen por conseguir convertir sus anuncios en el primero y el último del año. Una demanda que hace que el precio de estos spots se dispare.

Pero, ¿cuánto cuestan en realidad el primer y el último anuncio del año? Aunque el precio no es tan alto como hace unos años cuando TVE tenía publicidad, cada uno de los spots que componen los últimos y primeros cortes del año se siguen pagando muy caros. No obstante, existen diferencias entre cadenas.

Por ejemplo, este año Mediaset España ofrecía una emisión simultánea para el último spot del año de en Telecinco, Cuatro, FdF, Divinity, BeMad y Energy por un importe de 265.000 euros, 15.000 euros más que el pasado año. Además, el grupo permitía la inserción de publicidad junto al cuentauvas por 132.500 euros, 7.500 euros más que en 2016; o un brindis con la marca por 106.000 euros, 6.000 euros más que el año pasado.

Mediaset España pide 132.500 euros por el cuentauvas

Como ya pasó en 2016, el último spot del año de 60 segundos será del Grupo Catalana Occidente, mientras que el primero del año de 40 segundos y el cuentauvas serán de Coca Cola. Estos precios, sin embargo, son orientativos ya que hay que tener cuenta, además, diversos factores.  

No siempre la venta es individual sino que a veces se vende en packs mucho mayores y en los que se incluyen los anuncios para otros momentos del año. Asimismo, los precios suelen variar también según el momento de audiencia en que esté la cadena en cuestión. A mayor audiencia, mayor precio. O incluso la buena relación con el anunciante puede llegar a bajar el precio. Tanto es así que en alguna ocasión se ha llegado a regalar el último anuncio del año a una marca como detalle de la cadena.

En el caso de Antena 3, la cadena estaba cobrando el pasado año 108.000 si el spot era de 20 segundos, 162.150 euros si era de 30, 216.200 euros si era de 40, 270.250 si era de 50 y 324.300 si era de 60. En el caso del cuentauvas pedía entre 161.000 y 172.000 euros.

Los precios eran más bajos en laSexta: 75.670 euros por 20 segundos, 113.510 por 30, 151.340 por 40, 189.180 por 50 y 227.010 por 60. En lo que respecta al cuentauvas se pedía entre 110.000 y 120.000 euros. 

El primer anuncio, de menor coste

Estos precios nada tienen que ver con el primer anuncio del año, en el que el importe baja casi hasta la mitad. La razón de esta importante diferencia entre ambos spots es la atención del espectador delante del televisor. Mientras toda la familia está expectante a pocos minutos de las 12 de la noche, una vez se han comido las uvas se pierde esa atención en favor de felicitaciones. 

En este caso, por la misma emisión simultánea de un spot de 40 segundos en Telecinco, Cuatro, FdF, Divinity, BeMad y Energy, Mediaset pide a los anunciantes 148.500 euros, 8.500 euros más que el pasado año. Por su parte, Antena 3 pedía 27.800 por 20 segundos, 41.700 por 30, 55.600 por 40, 69.500 por 50 y 83.400 por 60.

En el caso de laSexta los precios bajaban hasta 61.690 euros por 20 segundos, 92.530 euros por 30, 123.370 euros por 40, 154.210 euros por 50 y 185.060 euros por 60.

La subasta de TVE

Este escenario, sin embargo, era muy distinto cuando entraba en juego TVE con su publicidad. La habitual líder de esta noche con sus especiales lo es mucho más en el momento de las Campanadas, y en el momento en que buscaban anunciantes para convertirse en el primer y último anuncio del año eso se notaba.

La cadena pública abría subasta para que el mejor pagador tuviera el primer o el último anuncio del año. Los anunciantes enviaban a la pública un sobre cerrado con el precio que estaban dispuestas a pagar por tener este honor publicitario, y la que mejor puja hacía ganaba el concurso.

Naturalmente, las cifras que se llegaban a ver eran astronómicas. La subasta subía mucho el precio y se llegaban a pagar en alguna ocasión más de 200.000 euros por la emisión en una sóla cadena.