Cabeceras especiales

Cabecera

MODA EN LA TV

Grandes divas, escotazos y otras tendencias que marcaron los Globos de Oro

Rocío Ponce
@rponcedominguez
11.01.2016 | 10:06

Los aficionados a la crítica de moda ya se mordían las uñas con ansia. ¡Que llega, que llega! Nueva temporada de premios y sus consiguientes alfombras rojas. Lo mejor, lo peor, el desastre... Esto sí que es un regalo de Reyes Magos. Aunque en realidad más bien de reinas magas: las actrices que se ponen los vestidos, las estilistas que los eligen y los diseñadores que los crean. Magia pura. Sólo que a veces la varita falla en alguno de los tres pasos de esta cadena creativa y el resultado es un plof. En otras ocasiones ,la estrella reluce, alza su premio o su sonrisa de perdedora y aparece en las listas de las mejor vestidas de la noche. La primera gran alfombra roja del año tuvo lugar anoche, la de los Globos de Oro, donde se busca lo mejor del cine y la tele. Y de la moda internacional.

Las dos divas de la noche, ganadoras de los Globos de oro a mejor actriz de serie dramática y de miniserie fueron conservadoras en sus atuendos aunque no son, para nada, mujeres tradicionales. Ni lo es Taraji P. Henson que nos ha cautivado con su Cookie Lyon (en Empire) episodio a episodio y look a look, ni lo es Lady Gaga con su oscura Condesa (American Horror Story). Pero ambas coinciden en que sus nuevos retos profesionales las han suavizado, han pasado por el tamiz fashionista mainstream para convertirse en maniquís que portan diseños que son una apuesta segura.

El de Taraji P. Henson lo firma Stella McCartney, la diseñadora británica apostó por el blanco con un modelo en columna, con escote corazón sin mangas y una capa-cola con la que la actriz podría jugar en sus poses. Un magnífico clutch-joya y unos pendientes largos harían el resto.

El de Lady Gaga sigue con la línea a la que nos ha acostumbrado en los últimos tiempos. Esos aires de actriz de Hollywood de oro, esta vez con un diseño negro de terciopelo de Versace con hombros al aire y caderas XXL. Su peinado de ondas y el maquillaje conseguían el efecto de look deseado. Y con el premio en la mano la imagen era perfecta. Aunque si hubo alguien que parecía sacada de otra época esa fue Cate Blanchett con un vestido de Givenchy.

Entre las destacables de la noche, sin premio, no puedo dejar de comentar el paso por la alfombra de Jennifer López que decidió ir vestida (a diferencia de Kate Hudson). Ni transparencias ni vestidos de poca tela, la nueva policía corrupta de la tele –puedes verla en Shades of Blue- triunfó con su Giambattista Valli amarillo con capa y pierna a lo Angelina. Simplemente perfecta. Entre las atracciones de la noche: ¿cómo no iba a estar ella? O más bien su collar, uno de Chopard que tumbaría a cualquiera, pero que lució con soltura Jennifer Lawrence. También la elección de la it girl, Olivia Palermo, un diseño de largo midi de la casa de moda española DelPozo. Delicada y original. Aire fresco.

Por su parte, Kate Bosworth brilló, y no solo porque suele estar siempre entre las preferidas, si no porque su vestido rosa (uno de los colores que más se repetirá en 2016, según Pantone) de lentejuelas de Dolce&Gabbana era un auténtico sueño. Emilia Clarke también fue una de las más acertadas con su look, un vestido negro de Valentino con capa y encajes. Pese a que la capa empieza a cansar un poco, el diseño en sí era algo diferente y encajaba con su personalidad al 100% Y hablando de personalidad, entran en escena las nuevas caras de la gran y pequeña pantalla más dulces en cuanto a moda. Por ejemplo, el Monique Lhuillier floreado de Melissa Benoist (Supergirl) con sus aplicaciones florales fue una genial elección. O el Louis Vuitton de Alicia Vikander que es una suerte de Natalie Portman 3.0.

Pero la noche de los Globos de Oro también fue la noche de los escotes largos. Jenna Dewan Tatum, Zendaya, Olivia Wilde, Katy Perry, Kirsten Dunst, Taylor Schilling (que fue con pantalón), Sophia Bush, Heidi Klum, Jaimie Alexander, Patricia Arquette, Sarah Hay… Todas utilizaron con mejor o peor resultado la herramienta del escotazo.

Entre los “bluf” de la noche, el vestido que parecía del mercadillo para ir a la playa de Amy Landecker (de Transparent), el de Jada Pinkett Smith que parecía sacado de los noventa –con todo lo negativo que eso puede conllevar-, y que algunas de las grandes no destacaron, pese a evidentemente salvar muy bien la situación. Entre ellas Amy Adams con un diseño naranja de Versace, Kate Winslet de azul de Ralph Lauren, el floral de Lanvin de Rachel McAdams y Eva Longoria con un diseño blanco de aplicaciones de flores en la cadera de Georges Hobeika.