Cabeceras especiales

Cabecera

ACTUALIDAD

Por qué Australia participa en el Festival de Eurovisión

Kate Miller se encuentra segunda en las casas de apuestas para ganar el popular certamen.

Kate Miller.
Kate Miller.
Redacción
@Bluper
18.05.2019 | 19:42

Todos los años la misma canción... nunca mejor dicho. Cuando esta noche vean a la australiana Kate Miller volando por el escenario del Pabellón 2 de la Expo de Tel Aviv, muchos espectadores se preguntarán por qué un país tan lejano y no europeo participa en este certamen.

Todo tiene una explicación. El Festival de Eurovision es muy conocido en Australia, programa de televisión que alcanza grandes datos de audiencia en aquel país, a pesar de que se emite en la madrugada.

La UER invitó a Australia como un hecho extraordinario en 2015

Por eso, ya en 2014, la Unión Europea de Radiodifusión ya le permitió actuar en Copenhague en el intermedio de una de sus semifinales, pero sin poder optar al premio final. Y así pudimos ver a Jessica Mauboy defender Down Under.

Aquella actuación dejó tan buen sabor de boca que un año después, con motivo de la 60 edición del festival y tras las numerosas peticiones de la SBS, la televisión pública nacional, la UER decidió invitarles a participar como un hecho extraordinario. 

Lo haría, además, directamente en la gran final junto al Big Five (Francia, Reino Unido, Alemania, España e Italia) para así no reducir las posibilidades de otros países para clasificarse para la gran final del sábado.

La SBS eligió a dedo a Guy Sebastian, un conocido cantante malayo ganador de la primera edición de Australian Idol y jurado de The X Factor Australia. Una gran decisión ya que el país logró clasificarse en quinto posición y así 'obligar' a la UER a aceptar que Australia se quedara como miembro de pleno derecho en el Festival.

¿Y si gana?

Y así llegamos a 2016 cuando Dami In estuvo a punto de alzarse con la victoria -quedó segunda- con su sobresaliente Sound of silence. Algo por lo que muchos se preguntaron donde se celebraría el festival de ganar Australia. En este caso, el festival no se trasladaría hasta aquel país sino que éste tendría que llegar a algún acuerdo con un país europeo para financiar y organizar el certamen conjuntamente por ambos países.

Alemania hubiera organizado el Festival si hubiera ganado Australia en 2016

La participación de Australia en Eurovisión ha dejado la puerta abierta a que otros países alrededor del mundo puedan participar en un futuro. Entre los países que han mostrado su deseo por participar en Eurovisión se encuentran Kazajistán, que lleva intentando participar desde 2007; Liechtenstein, o Kosovo.

En 1977 también intentó participar Túnez y en 2005, Líbano. Sin embargo, ambos declinaron finalmente la invitación debido a que no querían emitir la actuación de Israel y el Reglamento de la UER obliga a emitir el festival en su totalidad.

Sí participó en 1980 Marruecos ya que es miembro de la UER. Sin embargo, Samira Saïd terminó en 18º lugar con sólo siete puntos y la televisión nacional decidió no volver a participar.