Cabeceras especiales

Cabecera

OPINIÓN

Gracias por tanto, Alicia Florrick

Juan M. Fdez
@juanmafdez
08.05.2016 | 18:30

He de confesar que fui un fan tardío de The Good Wife. Vi el primer capítulo como el de tantas otras ficciones que se estrenaron en septiembre de 2009. Y, aunque ciertamente Juliana Margulies me maravilló, la ficción pasó a formar parte de esa lista de series pendientes.

Volví a retomar ‘la buena esposa’ cuando ya habían pasado nada más y nada menos que cinco temporadas. Y, entonces, caí rendido. Redescubrí a Margulies, cómo conseguía captar la atención desde el primer momento en el que aparecía en pantalla. Cómo sólo era necesaria una escena, su mirada, un par de planos, su postura, para querer saber más del sufrimiento de aquella mujer que iba a necesitar sudor y lágrimas para reponerse del duro golpe de una infidelidad pública.

Era fascinante ver cómo iba evolucionando el personaje de Alicia Florrick, a la par de que la serie iba creciendo en sus historias más profesionales. The Good Wife no era otra estúpida serie de abogados. Era y es una serie feminista, de superación, de amor... Y también profesional, por supuesto.

El final del quinto capítulo de la sexta temporada era precisamente una muestra de ese cambio, de esa evolución, de esa maestría de sus guionistas a la hora de crear historias. A un lado, con actitud de respaldo y abnegación,  la frágil, ingenua y sufrida Alicia posando al lado de su marido Peter Florrick para apoyarle tras la publicación de un affaire con una prostituta. Al otro, una triunfadora Alicia consiguiendo que su marido apoyara su candidatura a la Fiscalía del Estado.

Pero The Good Wife no ha sido sólo Margulies. Christine Baranski (Diane Lockhart), Archie Panjabi (Kalinda), Josh Charles (Will), Matt Czuchry (Cary Agos) o el gran Alan Cumming (Eli Gold) también han sido personajes inolvidables. Y cómo no Michael J. Fox en su papel de Louis Canning.

Esta noche, cuando la serie llegue a su fin, será momento de mirar atrás y agradecer tantos buenos momentos, tantos buenos guiones, tantas buenas interpretaciones. De agradecer que sus creadores hayan decidido darle fin en la cumbre, sin necesidad de seguir dando vueltas a una historia que hace tiempo que pedía a gritos su final. Gracias por tanto Alicia Florrick.