Cabeceras especiales

Cabecera

ANÁLISIS

Telecinco y Antena 3: dos formas de ver la tele en los nuevos tiempos del consumo

Los nuevos tiempos de consumo obligan a analizar los éxitos y los fracasos de otra manera.

'GH VIP' y 'Presunto culpable'.
'GH VIP' y 'Presunto culpable'.
Daniel Jabonero
@DanielGJabonero
16.10.2018 | 13:35

Telecinco tiene ya casi ganado el trono de octubre. La de Mediaset España sigue siendo líder en la audiencia tradicional, un triunfo que le sirve a la compañía para sacar pecho mes tras mes. Se trata de un modelo de negocio cada vez se va diferenciando mucho más de lo que pretende hacer Antena 3 con la televisión y por eso se genera casi siempre esta clasificación final.

Telecinco es una cadena de directos. Su modelo se basa en el hoy y en el ahora (lo que no quiere decir que no piense en el mañana). Todo (o casi todo) lo que emite Telecinco se queda obsoleto a las pocas horas. De ahí que a Telecinco se le dé tan bien crear un evento en torno a un estreno. Nadie como esta cadena sabe hacer ver al espectador que si no ve su programación quedará fuera de onda. Telecinco es una cadena para verse en directo.

Este modelo de negocio es el perfecto para luchar contra la llegada de nuestras plataformas que venden el consumir cómo y cuándo uno quiere. Telecinco, la más alejada de este tipo de consumo, es la que sale ganando en esta nueva televisión.

Todo (o casi todo) lo que emite Telecinco se queda obsoleto a las pocas horas

Sin embargo, Antena 3 sabe que no puede competir contra Telecinco en este sentido y por eso se han centrado en otro tipo de modelo. La de Atresmedia, desde el momento de la creación de una serie de televisión, piensa en la vida futura que puede tener esta producciones fuera de nuestras fronteras. De ahí que sus series de televisión tengan mucho más complicado hacerse un hueco en la programación en directo de nuestro país. Y es que el envoltorio (el resto de la programación) que rodea a las series de Antena 3 no está hecho para ser consumido en directo.

Atresmedia ha arriesgado mucho en estos últimos años en torno a su área de ficción. Se han creado series sabiendo que tendrían muy poca vida en nuestro país, pero que podrían hacer un gran ruido en otros territorios. Y es ahora, cuando gracias a sus acuerdos con grandes plataformas, cuando el grupo Atresmedia está recibiendo los frutos de las semillas que plantó en su momento.

En Mediaset España se siguen valorando los éxitos y los fracasos en torno a la audiencia que su programación hace en la televisión lineal. Y a partir de este resultado se toman las decisiones en torno al futuro de sus programas. En Atresmedia, sin embargo, también se toma como referencia los ingresos que pueden ocasionar sus producciones por sus ventas a nivel internacional.

Tal vez por eso Atresmedia es, en estos momentos, el único gran grupo audiovisual que no cuenta con un canal en directo. TVE tiene su OT 2018 y Telecinco tiene su GH VIP. La programación de Atresmedia va por otro camino, a pesar de que le interesa mucho viralizar algunos de sus programas. 

Y este modelo de negocio afecta directamente a la forma en la que el espectador decide consumir cada cadena de televisión. Por eso Telecinco triunfa en directo y Antena 3 triunfa en el diferido. Por eso Telecinco consigue casi todos los liderazgos en la televisión lineal y Antena 3 es la televisión más vista en diferido de los últimos tres años. Este último es un modelo que, de momento, no genera tantos ingresos como la televisión lineal.

'Presunto culpable', a pesar de que sus datos son bastante flojos en sus audiencias tradicionales, es la ficción más vista en el diferido

Por eso Vivir sin permiso es ahora mismo la serie más vista de la televisión lineal, pero se tiene que conformar con la medalla de bronce en el diferido (284.000 espectadores). Y por eso Presunto culpable, a pesar de que sus datos son bastante flojos en sus audiencias tradicionales, es la ficción más vista en el diferido con 345.000 espectadores.

El modelo de Telecinco es completamente distinto al de Antena 3 y de ahí que al final de cada mes se concedan las medallas que cada uno se coloca en su cuello. Sin embargo, en los tiempos de consumo que vivimos en la actualidad hay que empezar a categorizar los éxitos y los fracasos no sólo por la audiencia que un programa hace en lineal, sino por otros muchos factores que rodean al producto.