Cabeceras especiales

Cabecera

ACTUALIDAD

'La que se avecina' desvela el misterio de la identidad del moroso

Una conversación entre Fina y Menchu aporta pistas sobre el misterioso personaje

Fotograma episódico de la comedia de Telecinco.
Fotograma episódico de la comedia de Telecinco.
Redacción
@Bluper
31.05.2020 | 12:24

Es uno de los grandes enigmas de La que se avecina, que se desvelarán en la 12ª, que acaba de estrenar la plataforma Amazon Prime Video. La identidad del moroso, ese enigmático personaje cuyo rostro sigue siendo un misterio para los millones de acérrimos seguidores de la comedia de Telecinco, es desvelada en el quinto episodio, durante una conversación entre Fina y Menchu.

Alberto Caballero: "La trama del moroso se va a resolver. Vuelve a aparecer y se sabe quién es"

Los creadores de la ficción han retomado con fuerza la presencia de este hombre misterioso en la última tanda de episodios. Tal y como contamos desde Bluper, Alberto Caballero, creador y guionista, adelantó que su identidad sería desvelada dentro de los cambios y la vuelta a los orígenes que experimentará la comedia en esta última temporada. "La trama del moroso se va a resolver. Vuelve a aparecer y se sabe quién es. Estamos decidiendo si le vemos la cara o no”, indicó el productor, que tampoco detalló qué actor será el encargado de darle vida

Durante el diálogo de la revelación, María del Carmen le habla a su vecina de la buena relación que mantenían sus hijas cuando eran pequeñas y cómo se ha ido deteriorando con el paso de los años. Es entonces cuando el personaje que encarna Petra Martínez asegura que a ella le pasó lo mismo con su hermana. “¿Tú tienes una hermana?”, le pregunta sorprendida Menchu (Loles León), y la del Segundo C asiente y añade que también tiene un hermano, llamado Germán.

De esta manera, todas las sospechas que han rodeado a este personaje se habrían resuelto porque Fina, de apellido Palomares, ocupó el piso del moroso, que, casualidades de la vida, se llamaba Germán Palomares. Además, este hecho explicaría la enorme información sobre la comunidad que atesoraba esta mujer desde su llegada en la octava entrega.

La figura del deudor está muy presente desde el arranque de la comedia, pese a que no se le ve. El vecino, cuya deuda traerá de cabeza a todos los presidentes de al comunidad, tenía la costumbre de responder a los ataques de sus vecinos dejando notas por debajo de la puerta, en las que contestaba con su soez e irrespetuoso lenguaje. Se sabe que el tenebroso morador del Mirador de Montepinar robó el boleto ganador de una peña quinielística y se fugó con tres millones de euros, que le permitieron adquirir una de las propiedades del alocado edificio.