Cabeceras especiales

Cabecera

OPINIÓN

Netflix, a fondo: de su flojo catálogo a su eficaz servicio

Jane Fonda y Lily Tomlin en 'Grace y Frankie'
Jose Álvarez
@josealvarezc
25.10.2015 | 04:00

Netflix ya está en manos de todos los usuarios españoles, y en estos primeros días se han podido comprobar las grandes utilidades que trae consigo y los fallos que tendrá que mejorar si quiere convertirse en un éxito en la Península como lo ha sido a lo largo de todo el planeta.

La interfaz general, tal y como está en el resto de territorios, resulta lo más llamativo de Netflix y deja claro en parte por qué es un éxito allá por donde pasa. Fácil navegabilidad y con herramientas muy útiles, supone un aire fresco para otras caretas vistas con anterioridad.

El usuario tiene una sección muy necesaria en la que aparecen todos los productos que ha ido viendo y que tiene a medias. Gracias a la aplicación de Netflix, si dejas una serie a medias durante un tiempo sabrás exactamente dónde te quedaste: capítulo y minuto.

El resto de secciones de menú se basan casi por completo en las sugerencias, uno de los puntos donde no parece especialmente acertado. Los algoritmos de Netflix habrán de conocer bien poco a poco al usuario, pero en estos primeros días no parece especialmente sorprendente.

El gran problema de Netflix: su catálogo

Este punto viene además derivado del gran problema de esta plataforma en España: su catálogo. Aunque la mayoría de opciones elegidas están a la altura, parece bastante flojo e incompleto para ser realmente necesario tenerlo.

El catálogo de Netflix es bastante flojo e incompleto para hacerse necesario tenerlo

Habrá que darle tiempo también para que vaya creciendo, pero es frustrante encontrarte series a medias de las que tan solo podrás ver un principio y quedarte sin final o viceversa. Aunque la mayoría de las más recientes están completas, hay un gran problema con otras nostálgicas que necesitan de la compra de nuevos derechos para poder hacer la experiencia perfecta.

Esta sencillez de catálogo se compensa con la inclusión de las series originales de Netflix. De calidad y el mismo día en España que en el resto del mundo, los verdaderos seriéfilos agradecerán poder tener en su mano ficciones como Bloodine, Daredevil o Grace y Frankie. Para los demás, seguirán faltando las nuevas temporadas de Orange is the New Black y House of Cards.

También la sección infantil es un acierto y es una de las partes más completas del catálogo. Desde Peppa Pig D'Artacán y los tres mosqueteros, Bob Esponja, Caillou o Pokemon, los más pequeños de la casa encontrarán horas de diversión en los que no habrá problemas de contenido inapropiado. Tanto es así que incluso está muy bien delimitado el perfil infantil para que los padres puedan dejar a sus hijos navegar por Netflix sin temor a encontrarse con ninguna sorpresa.

Y aunque los documentales no suelen ser el género mejor valorado, Netflix consigue limpiar la imagen que tienen. No solo de animales vive este formato, y aquí se puede ver de manera clara con protagonistas como Nina Simone, la industria de porno, aliens en la Luna, Steve Jobs o Keith Richards.

Los primeros pasos de Netflix son lentos pero seguros. Si consigue mejorar el gran problema del catálogo, con un precio tan barato como el que tiene puede convertirse en un complemento perfecto para la televisión convencional o las plataformas de pago que ya existen.