Cabeceras especiales

Cabecera

ANÁLISIS

¿No era el público de Telecinco lo suficiente maduro para 'Patria'?

La principal cadena de Mediaset España ha optado por unas promociones muy distintas a las de HBO España

Elena Irureta (Bittori) y Ane Gabarain (Miren), en una escena de 'Patria' (HBO).
Elena Irureta (Bittori) y Ane Gabarain (Miren), en una escena de 'Patria' (HBO).
A.C
@
27.09.2020 | 12:25

Patria, la adaptación de Aitor Gabilondo sobre la obra homónima de Fernando Aramburu se estrenaba por fin el pasado domingo en los 21 territorios en los que opera HBO Europa y en 40 países de Latinoamérica (HBO GO), incluido Estados Unidos a través de plataformas aliadas con el gran gigante del streaming.

Estamos, sin lugar a dudas, ante la producción española más importante de las forman parte del catálogo del servicio por suscripción de WarnerMedia, ninguna de sus predecesoras se había emitido de manera simultánea en tantos territorios ni había contado con atención promocional como el drama de Alea Media.

El arranque de la campaña promocional de 'Patria' en HBO procuró críticas en las redes sociales, sobre todo por parte de ciertos sectores políticos, y el malestar de la Asociación de las Víctimas del terrorismo

Con los ocho episodios listos para su emisión, el 1 de septiembre arrancó la estrategia de márketing cuyo cartel –aparecen dos escenas de la serie: la protagonista (Bittori) con Txato en brazos tras su asesinato, y un sospechoso desnudo en el suelo de una sala de interrogatorios –, generó enormes críticas entre ciertos sectores políticos e, incluso, provocó la petición de retirada o modificación por parte de la Asociación de las Víctimas del Terrorismo.

“Consideramos que este cartel intenta equiparar las dos situaciones, algo que creemos absolutamente inconcebible y una manipulación del verdadero relato del terrorismo en España”, señaló la organización que preside Maite Araluce.

No solo tocó la fibra sensible de víctimas y familiares, también la del propio autor, Fernando Aramburu, que calificó su diseño de “desacierto”. El escritor donostiarra no compartió la campaña porque a su entender incumple una norma impuesta durante la escritura del best seller: “no perder de vista el dolor de las víctimas del terrorismo, tratarlas con la empatía y el cariño que merecen”. Dicho lo cual, el autor, apoyó la serie cuya trama, “en líneas generales”, se aproxima a su novela y marca “esa línea divisoria” entre los que sufren y generan el dolor.

Apenas cuatro días más tarde, HBO España, que había contestado por redes a los críticos con su campaña, reaccionó con el lanzamiento de un nuevo cartel (el original, con Elena Irureta (Bittori) bajo la lluvia rota de dolor con José Ramón Soroiz (Txato) en brazos) bajo el eslogan “Todos somos parte de esta historia” y nuevo teaser, en el que destacan, sobre impresionadas seis frases que sirven para contextualizar la historia: “Más de 800 asesinados”, “miles de heridos”, “52 años de terror”, “el pasado siempre vuelve”, “una patria” y “dos familias enfrentadas”.

Un tráiler muy diferente

El 9 de septiembre, Telecinco, cadena matriz del grupo mediático que participa en la productora de Gabilondo a través de Mediterráneo, sorprendió al confirmar la emisión en abierto del episodio piloto el 29 de septiembre. La cadena privada lanzó un tráiler de 29 segundos muy diferente al original, constituido por imágenes de los dos matrimonios protagonistas y el terrorista con una consigna breve y clara: "La violencia destroza todo".

Pese a que se trata de una emisión única y especial para la captación de nuevos abonados en el streaming, similar a la táctica llevada a cabo en marzo con la emisión en primicia y en abierto del primer pase de The Mandalorian (tras el acuerdo de Mediaset España con la The Walt Disney Company Iberia), el canal privado optó por un teaser distinto, pasado por el filtro de su departamento de marketing, pensado para su público, que, curiosamente, puede ser perfectamente (seguro que lo es) el mismo que consume a través de internet.

La audiencia, ávida de contenido como única vía de escape a un entretenimiento 100% seguro, transita por todo tipo de ofertas con una naturalidad pasmosa

Si algo ha demostrado el aislamiento por el coronavirus es que la audiencia, ávida de contenido como única vía de escape a un entretenimiento 100% seguro, transita por todo tipo de ofertas con una naturalidad pasmosa. La cadena, además, arropa este esperado estreno con La noche de Patria, un documental de Mandaria Producciones, grabado en un caserío con el encuentro entre dos familiares de víctimas de ETA (Josu Elespe y Naiara Zamarreño), un terrorista arrepentido, Jon Aldalur, y un familiar de una víctima de los GAL (Naider García).

No olvidemos que Patria es una producción de Alea Media (Vivir sin permiso, Caronte y Madres), participada por Mediaset y con una larga trayectoria en abierto, pero tres años después del arranque de su producción ha terminado en el catálogo de HBO Europa, dando a entender acaso que la audiencia de Telecinco no estaba preparada para esta historia sobre el conflicto vasco. El espectador de Mediaset, como el de resto de operadores, es lo suficiente maduro para responder positivamente a una producción de la calidad y valentía de Patria.

Si algo plantea esta serie, desde su germen, el libro, es esa necesidad de curar definitivamente las heridas, superar el dolor, encontrar esas respuestas que buscan las dos madres separadas por una bala, una necesidad imperiosa por encontrar la paz con la que vivir el resto de sus vidas.

En cuestión de horas seremos testigos de la lectura del público, comprobaremos hasta qué punto la audiencia está preparada para cerrar definitivamente las heridas, con la esperanza de que nadie convierta una obra de arte en el arma arrojadiza que avive el odio.