Cabeceras especiales

Cabecera

ANÁLISIS

¿Por qué Mediaset ahora sí quiere celebrar un debate electoral? 

Durante los pasados comicios de abril, el grupo se mantuvo al margen de los debates.

Vicente Vallés, Ana Blanco y Pedro Piqueras (Academia de TV)
Vicente Vallés, Ana Blanco y Pedro Piqueras (Academia de TV)
Juan M. Fdez
@juanmafdez
19.09.2019 | 08:17

Al contrario de lo que ocurrió en las pasadas elecciones generales del 28 de abril en las que la oferta de Mediaset España para celebrar debates electorales se limitó a un debate a seis en Todo es mentira, un cara a cara entre Pablo Casado y Pedro Sánchez y entrevistas en sus principales programas, de cara a los comicios de noviembre el grupo ha decidido imitar a sus rivales RTVE y Atresmedia y también proponer un debate.

Mediaset se quedó fuera de la agenda política durante una semana

“Ante esos comicios, desde esta casa ya hemos enviado cartas a cada uno de los dirigentes para la celebración de un debate a cinco según los criterios marcados por la Junta Electoral”, anunciaba anoche Pedro Piqueras durante Informativos Telecinco 21:00 horas.

Pero, ¿por qué ha decidido ahora el grupo entrar en la guerra de debates electorales? A nadie se le escapa que, a pesar de haber entrevistado a los principales líderes políticos en horario de máxima audiencia, Mediaset España perdió relevancia informativa durante la anterior campaña al no proponer ningún debate. 

Durante días, RTVE y Atresmedia se convirtieron en los protagonistas de la agenda política debido al Juego de Tronos que se produjo en torno a la celebración del debate electoral, mientras que el grupo presidido por Paolo Vasile se quedaba al margen sin ningún tipo de relevancia.

Esto llevó incluso a que Telecinco tuviera que recurrir a una serie de eufemismos para no hablar del debate decisivo de Atresmedia o del de RTVE, citando a sus rivales como una televisión privada y una pública. 

Audiencias divididas

La otra razón se encuentra en las audiencias. Y es que, al proponer otro debate y teniendo en cuenta que la campaña sólo durará una semana, resulta bastante complicado que haya margen para tres debates. 

De esta forma la solución sería que la Academia de la Televisión organizara el debate, como ya sucedió en 2016, y que así se emitiera simultáneamente en todas las cadenas, lo que evitaría que RTVE y Atresmedia tuvieran sus propios debates y volvieran a hacer grandes datos de audiencia.

No hay que olvidar que tanto El debate a cuatro de RTVE como El Debate Decisivo de Atresmedia se han convertido en dos de los programas más vistos del año. El primero anotó un 43,6% de cuota y 8.856.000 espectadores, mientras que el segundo reunió a un 48,8% de cuota y 9.477.000 espectadores en Antena 3 y laSexta.

Esos días Telecinco cayó a un 15,9% de cuota de pantalla y 1.923.000 espectadores con la semifinal de Got Talent España el lunes, y a un 5,5% y 1.012.000 espectadores el martes con Secretos de Estado.

En 2016, sin embargo, la audiencia se vio repartida entre las 17 cadenas que emitieron el debate. La Sexta fue la cadena más vista con 2.602.000 espectadores (14,1%), seguida de La 1 con 2.435.000 espectadores (13,2%), Telecinco con 2.236.000 espectadores (12,1%) y Antena 3 con 2.030.000 espectadores (11%).

¿Especiales electorales?

Falta ahora por ver si Mediaset España da sentido a este cambio estratégico dándole prioridad a los especiales electorales antes que a sus programas o, por el contrario, vuelve a relegarlos a Cuatro como ya sucedió en las elecciones de abril o mayo.

Hay que recordar que el pasado abril el grupo dejó a los espectadores sin la oportunidad de escuchar la valoración del resultado electoral de Pablo Casado y Albert Rivera, a pesar de que la idea era que el especial electoral pasara de Telecinco a Cuatro a partir de una determinada hora.

Ya en mayo el grupo decidió no programar ningún especial informativo en Telecinco o en Cuatro. En su lugar se optó por emitir el debate de Conexión Honduras de Supervivientes en la principal cadena y la cinta X-Men: La decisión final en su segundo canal.