Cabeceras especiales

Cabecera

REPORTAJE

Eurodrama textil: los problemas de España y sus vestidos para Eurovisión

Remedios Amaya contó a Bertín Osborne cómo tuvo que actuar con un traje de mil pesetas

Mike Medianoche
@mikemedianoche
21.11.2017 | 13:11

La pasada semana la cantante Remedios Amaya se dejaba ver en Mi casa es la tuya, el programa de entrevistas de Bertín Osborne en el que Pastora Soler era protagonista. Durante la comida a Pastora se sumaron otras eurovisivas como la citada Remedios, Soraya Arnelas, Massiel y Rosa López, quienes hablaron de sus vivencias en el festival.

Remedios recordó cómo iba a actuar con “un traje maravilloso de Tony Beníntez” en el certamen de 1983, pero desde la organización del concurso musical le dijeron que la prenda era del mismo color que el escenario y que no podía ser, por lo que tuvo que improvisar un plan b. Es por ello que salió a cantar con el traje azul y blanco a rayas, el mismo que empleó en el videoclip y que la obligó a cantar descalza, puesto que no tenía unos zapatos que combinasen con él. 

Remedios Amaya en un momento de 'Mi casa es la tuya'

El emblemático traje resultó ser una prenda relativamente barata, de solo mil pesetas (seis euros actuales) de precio, algo que Remedios señaló como “una fortuna” por entonces. “¿A ti tampoco te lo pagó Televisión Española?” le preguntó entonces Massiel, primera ganadora de Eurovisión por España. Y es que la Tanqueta de Leganitos acudió a Londres con un diseño de Andrè Courréges, que ella misma tuvo que pagar, y que le costó casi 50.000 pesetas. Otro traje icónico y un tanto improvisado, casi tanto como la propia elección de Massiel como cantante, que sustituyó a última hora a Joan Manuel Serrat como intérprete del 'La La La'.

Otros problemas en el camerino

Ni Massiel ni Remedios Amaya fueron las únicas eurovisivas que tuvieron problemas con el vestuario. Y es que la historia de España en el Festival está lleno de prendas que no dan en cámara, míticos trajes que no se han conservado en condiciones o incluso cantantes a los que Televisión Española pidió que se desnudasen en el escenario.

Salomé (1969)

La cantante Salomé, en 1969, lució el que posiblemente fue el traje más pesado del Festival de Eurovisión, quizá hasta la llegada de Lordi y sus alas. Un diseño de Pertegaz de porcelana azul, que junto a los collares sumaba 14 kilos. “Pesaba más que un matrimonio a disgusto”, afirmó en Canal Sur Salomé, que contó que hasta momentos antes de actuar no le entregaron el traje, y que hasta entonces solo se había probado el forro sobre el que trabajaron los estilistas.

El traje quizá más icónico de Eurovisión no se ha conservado adecuadamente, y de él solo queda una manga, que sacaron en el programa Los mejores años a modo de reliquia.Y eso que costó una auténtica fortuna: un millón y medio de pesetas, medio millón más que los trajes que las españolas Baccara (dúo formado originalmente por Mayte Mateos y María Mendiola) llevaron a Eurovisión para representar a Luxemburgo en 1979. Un par de trajes en blanco y en negro de Christian Dior que ellas mismas eligieron y que fue un regalo de la discográfica por lo bien que estaban funcionando en el mercado musical que supuso 500.000 pesetas de desembolso por prenda.

Azúcar Moreno (1990)

Una cremallera traicionera fue la culpable de que las hermanas Toñi y Encarna Salazar actuasen en Eurovisión con dos sencillos trajes de color negro bastante sexys. Inicialmente iban a lucir un diseño de Francis Montesinos, que incluían dos mantones de manila, pero diez minutos antes de actuar el cierre se rompió. ¿La solución? Dos trajes que se habían comprado en el rastro por 2.500 pesetas, y que ya habían lucido en un programa de José Luis Moreno.

En un vídeo del ensayo de su Festival, celebrado en 1990, sí se puede ver a Azúcar Moreno con el traje que tenían previsto lucir, de color rojo.

Anabel Conde (1995)

En 1995 Anabel Conde logró una segunda posición en Eurovisión con el tema 'Vuelve conmigo'. Una participación en la que el traje también tuvo protagonismo, en este caso negativo. Durante mucho tiempo entre los eurofans surgió el rumor de que Uribarri le dijo  “cómo vas a salir con ese vestido si estás gorda”, algo que ella desmintió. “Es totalmente falso. Cualquiera que haya ido a Eurovisión sabe que los comentaristas están muy lejos de los intérpretes”, afirmó Anabel a Bluper.

Sin embargo, algo de verdad habrá en que su vestido fue criticado. Cuando la malagueña acudió a un encuentro con eurofans en su ciudad, afirmó que durante su trayecto eurovisivo se encontró con varias piedras en el camino, y que desde la organización “se metieron hasta con mi vestido”.

Lydia (1999)

En 1999, la que luego fue cantante de Presuntos Implicados Lydia Rodríguez representó a España con el tema 'No quiero escuchar'. Una balada intimista que interpretó en un colorido y alegre vestido multicolor que eligieron por ella. “Me pusieron ese traje porque Ágatha Ruiz de la Prada es una diseñadora conocida mundialmente y era un honor para TVE que su representante en Eurovisión llevase una de las creaciones de todo un mito viviente de la moda. Igual no iba muy acorde a una canción tan seria, pero tampoco entendí que se armara tanto revuelo”, afirmó a OGAE la artista, que quedó en última posición.

De su posición colista “se culpó al vestido entre otras cosas porque a algo le tenían que echar la culpa, ya que de la canción no podían hablar nada malo. La canción era magistral”.  Eso no quita para que se trajese a casa el premio Barbara Dex a la peor vestida, título que también ganó la triunfita Gisela cuando acudió por Andorra en 2005.

D’Nash (2007)

En 2007 España llevó por primera vez una boyband a Eurovisión: el grupo D’Nash, ganadores de Misión Eurovisión, y que defendieron el tema I love you mi vida. En el escenario los cuatro iban de blanco, pero antes de salir de tal guisa también tuvieron problemas: Televisión Española les pidió “que nos desnudásemos en el escenario porque eso vendía”, tal como contó Mikel Henet, uno de sus componentes, en el citado encuentro Eurofan de Málaga. Esto hizo que el grupo se plantease abandonar la competición, opción que tantearon hasta tres veces.

Ruth Lorenzo (2014)

 La cantante, que anoche visitó Operación Triunfo, también tuvo que improvisar a la hora de lucir un traje en Eurovisión 2014.Inicialmente iba a interpretar 'Dancing in the rain' con un vestido de corte de sirena de Ana Martín, de Anmargo, el cual tenía una estructura que daba un aire guerrero; esa misma estructura fue criticada en los ensayos, y se habló de que producía un efecto indeseado ante la cámara, por lo que un día antes de la final se anunció que Ruth luciría un nuevo traje similar al anterior pero de la firma Karim Design.