Cabeceras especiales

Cabecera

20-D

TVE fomenta el bipartidismo en su propuesta para los debates electorales

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez
Jose Álvarez
@josealvarezc
14.10.2015 | 05:00

La carrera por conseguir la organización de los debates electorales en los que se enfrenten los principales candidatos a la Moncloa ya ha comenzado. Los partidos han mostrado sus cartas, con el PP dispuesto sólo a debatir con el PSOE y el resto más abiertos a abrir el abanico.

Ahora toca el turno de las negociaciones y cada cadena de televisión tiene sus cartas sobre la mesa para intentar que los directores de campaña acepten sus propuestas. En este sentido, tanto TVE como Mediaset y Atresmedia difieren en su manera de enfocar este evento.

TVE es la más clásica en su propuesta para los debates de cara al 20D. Aunque todavía no ha tomado la decisión definitiva, el director de informativos, José Antonio Álvarez Gundín, tiene en mente continuar con la manera de actuar en otras ocasiones fomentando el bipartidismo a pesar del claro cambio en el tablero electoral.

TVE imitará las propuestas de 2008 y 2011 para los próximos comicios

Así, la pública planteará a los partidos dos debates electorales. El primero de ellos será el de siempre: un cara a cara entre PP y PSOE al que acudirían sus candidatos a Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy y Pedro Sánchez.

Por otra parte, la ley electoral les obligará a realizar otro debate en el que estén el resto de fuerzas con representación en el Congreso. Además, la Junta electoral les hará incluir a Podemos y Ciudadanos tras sus buenos resultados en los últimos comicios municipales, autonómicos o europeos, superando el mínimo exigido del 5% de los votos.

El debate con mayor repercusión, sólo para PP y PSOE

Así, el debate con mayor repercusión se quedaría para tan solo PP y PSOE. En 2011, este primer cara a cara en el que participaron las dos principales fuerzas políticas con sus candidatos organizado por la Academia de Televisión reunió entre todas las cadenas 12.005.000 espectadores con un 54,2% de share.

 

Contrasta con el debate a cinco emitido dos días después por La 1 y Canal 24 horas. En él, no aparecieron ni Mariano Rajoy ni Alfredo Pérez Rubalcaba, candidato del PSOE en aquellos comicios, sino que en su lugar estuvieron Alberto Ruiz-Gallardón y Ramón Jáuregui junto a Josu Erkoreka, Pere Macias i Arau y Gaspar Llamazares. La diferencia de audiencia fue muy notable, ya que obtuvo casi una quinta pate con un 11,5% y 2.164.000 espectadores.

Podemos y Ciudadanos no podrían acceder al principal debate electoral según la propuesta de TVE

Antena 3 y Telecinco, mucho más plurales

Poco tiene que ver la idea de la televisión pública con la de las privadas. Tanto Atresmedia como Mediaset España quieren abrir sus propuestas a otras opciones políticas.

Antena 3 ha planteado un debate a cuatro en el que participen Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera. A este evento se sumarían otros "cara a cara" directos en el que sólo participaran los candidatos en parejas, al estilo de cómo Telemadrid lo organizó para las pasadas elecciones municipales de la capital.

Por su parte, Mediaset no quiere configurar una propuesta concreta hasta que se reúna con los seis principales partidos a nivel nacional: PP, PSOE, Podemos, Ciudadanos, Izquierda Unida y Unión Progreso y Democacia. En su hoja de ruta caben tanto debates a seis como a cuatro y distintos "cara a cara", todos los aceptados por la ley electoral.

La Academia de Televisión entrará en juego si no hay acuerdo

La Academia de Televisión quiere seguir la línea que ha mantenido en ocasiones anteriores y sólo entrará en las negociaciones si ninguna cadena de televisión consigue un acuerdo satisfactorio con los distintos partidos.

Tanto en 2008 como en 2011, ha sido la encargada de la organización ofreciendo la señal a todos los medios que así lo requirieron. La Academia se mantuvo neutral hasta que se confirmó la ausencia de acuerdo y entró para facilitar el acuerdo.

En esta ocasión, pretende que sea así de nuevo y dejará primero que las cadenas hagan su juego. La Academia solo interviene cuando hay más de una cadena de televisión dispuesta a transmitirlo, "cediendo siempre la responsabilidad y el protagonismo de la organización de los debates a la televisión que quiera retransmitirlo". Solo en el caso de que existan varias peticiones interviene para generar una señal institucional facilitando el acceso de todos los operadores de televisión, de radio y de Internet que lo soliciten.