Cabeceras especiales

Cabecera

CONCURSOS

Las aplicaciones y los concursos, una mezcla que no acaba de cuajar

Cuatro ha retirado su call tv  ‘Winapot’ porque la app era fácil de crakear

Mike Medianoche
@mikemedianoche
13.08.2017 | 14:00

El pasado 20 de julio Cuatro presentaba un nuevo concurso para las madrugadas, Winapot. Un formato que permitía jugar desde casa desde una aplicación freemium, es decir, que su descarga es gratuita pero que para poder usarla adecuadamente hay que pagar, en este caso, créditos para poder jugar más partidas.

Maik Alexandre y Elena de José estaban al frente del formato en el que se realizaban preguntas de cultura general y en el que también había otras de destrezas con juegos tipo Candy Crush, y que si se lograba ganar se podía ganar un buen pellizco.

Tal como destaca el portal Movilonia, Cuatro no tuvo en cuenta que la aplicación podría ser fácil de crakear, y tras comprobar que varios usuarios manipulaban de manera sencilla los resultados obtenidos, ha decidido retirar el programa. Usuarios de Forocoches contaban su experiencia y cómo sin mucho esfuerzo lograron ganar hasta 300 euros. Desde el programa afirman que “los premios asignados a los usuarios que han manipulado su putación han sido descalificados y penalizados”, tal como contaron por Twitter cuando un usuario se interesó por el caso.

Ni Letris ni Apalabrados

Adaptar a un plató una aplicación de móvil puede resultar difícil. Carlos Latre lo sabe especialmente bien,  ya que él fue el presentador de Letris, el concurso que TVE estrenó en 2013 y que se basaba en la conocida aplicación; una mezcla entre Tetris y Scrabble y en la que se competía por hasta 4.000 euros de premio. El programa no logró siquiera un 6% de audiencia el día de su estreno, y pronto fue retirado de la parrilla de La 1.

Ese mismo año se anunció que La Competencia adquiría los derechos para adaptar Apalabrados, el juego también similar a Scrabble, consistente en formar palabras en un tablero según las letras que te hubiesen tocado al azar. 

Tres jugadores habrían competido entre sí por ser quienes formasen con mayor rapidez palabras que preferiblemente otorgasen una alta puntuación. Desde casa, la gente podría competir contra los concursantes en plató, retándoles. Aunque a priori sonaba interesante, ninguna televisión acabó de interesarse por este espacio de la productora de Gypsy Kings o Fantastic Dúo.

La serie de Angry Birds

La aplicación que fue un éxito desde que los teléfonos inteligentes se implementaron de lleno fue la de Angry Birds, consistente en derribar infraestructuras y matar a cerditos disparando pájaros furiosos.

Se convirtió en un éxito, tanto en aplicaciones como mechandising, y se acabó convirtieron en dos series de televisión (en España la dio Neox) y en una película.

Candy Crush, en la CBS

 Este julio la CBS estrenó en Estados Unidos un concurso inspirado en el famoso juego Candy Crush. Presentado por Mario López, se desarrolla en un gran plató con dos paredes de pantallas con 55 monitores y de siete metros de altura. Con un espíritu aventurero, los concursantes estarán suspendidos en el aire mientras intentan unir caramelos del mismo tipo, luchando por un premio semanal de 100 mil dólares