Cabeceras especiales

Cabecera

OPINIÓN

'Cámbiame', un programa de TDT que también encaja en Telecinco

Cristina Rodríguez en 'Cámbiame'
Jose Álvarez
@josealvarezc
15.06.2015 | 15:29

Cámbiame acaba de aterrizar en la sobremesa de Telecinco. El nuevo programa de La fábrica de la tele, presentado por Marta Torné, ha mostrado sus cartas para intentar convencer a la audiencia y seguir el camino de De buena ley, que estuvo cinco años en el mismo horario.

La primera impresión es que, a pesar de ser un formato con poco presupuesto e inspirado más para un canal TDT, la idea encaja más para esta ubicación en Telecinco que Robin Food. El público juvenil, quizá más femenino, que hereda de Mujeres y hombres y viceversa puede ser una de las claves para su acierto.

'Cámbiame' dignifica los programas de cambio radical que en España se han emitido sin quedarse mucho tiempo

Hay poco presupuesto, y se nota. Pero Cámbiame consigue levantar la cabeza y hacer un producto digno que al público al que va destinado gustará. Sobre todo, consigue dignificar los programas de cambio radical que en España se han emitido pero sin quedarse durante mucho tiempo.

La principal ventaja de Cámbiame sobre otros programas como El patito feo de Ana Obregón o Cambio radical de Teresa Viejo es un horario. En lugar de emitirse semanalmente en prime time, prueba suerte en la sobremesa con un caso diario, lo que le imprime mucho más ritmo.

En solo media hora, Cámbiame presenta a los candidatos a esta transformación, les hace evolucionar y descubre su nueva imagen. Quizá esta es la manera adecuada para hacer cuajar un formato así en España, aunque como siempre los casos que se manejen en cada entrega serán importantes para despertar interés.

Por si algunos días falla el invitado, Cámbiame tiene un jurado potente. Cristina Rodríguez es la principal abanderada de estos tres jueces e incluso haciendo sombra a Natalia Ferviú y Pelayo Díaz, que está sentado en esa silla más por nombre que por juego.

Marta Torné hace su papel muy correcta, a pesar de que este rol no es especialmente importante. La presentadora guía algunos temas, pero deja otros a los miembros del jurado, que son los verdaderos protagonistas de Cámbiame.