Cabeceras especiales

Cabecera

ANÁLISIS

El cambio de productoras, nada nuevo en Mediaset España

El grupo pretende cambiar de manos la producción de 'El Programa de Ana Rosa'

Juan M. Fdez
@juanmafdez
25.11.2017 | 02:06

Mediaset España pretende cambiar de manos la producción de El Programa de Ana Rosa, hasta ahora en manos de Cuarzo Producciones, a partir de enero de 2018. Un movimiento que ha sorprendido al sector, pero que no es nada nuevo en la compañía que dirige Paolo Vasile. De hecho, sólo hay que echar un vistazo a la hemeroteca para encontrar distintos ejemplos.

Uno de los primeros ejemplos data de 2006. Entonces, Telecinco decidió no renovar el contrato de Salsa Rosa con Boomerang a pesar de sus buenas audiencias, y traspasó la producción a Mandarina, que tuvo que cambiar de nombre al programa por Dolce Vita.

Salsa Rosa pasó a ser Dolce Vita tras el cambio de productora

Esta nueva productora había sido creada meses antes por Santiago Botello, y tan sólo un mes antes de la no renovación de Salsa Rosa había fichado al director de programas de Boomerang, Raúl García.  

En aquel caso, no obstante, Mandarina estaba participada por Mediaset España en un 30%, al igual que La fábrica de la tele, en lo que empezó a conocerse como productoras de confianza. Algo que de momento no sucede con la nueva productora de Xelo Montesinos, que será la que se haga cargo de El Programa de Ana Rosa con casi total seguridad a partir de enero de 2018.

Una decisión parecida a la de Salsa Rosa y Boomerang afectó meses antes a Martingala, que había creado la revista vespertina A tu lado y vio cómo Telecinco pasaba a producir directamente el programa a través de Atlas, con la misma presentadora y el noventa por ciento del equipo que había seleccionado la productora para poner en antena el formato.

Curiosamente años antes, Martingala también sufrió la pérdida de la producción de un programa con Ana Rosa Quintana como presentadora. Se trata de Sabor a ti, que tras dos años producida por dicha productora pasó a manos de Cuarzo Producciones a finales de 2000.

El caso de Pasapalabra

También sufrió este tipo de jugada BocaABoca, que vio como la producción de Pasapalabra pasaba a manos de Xanela Producciones, la nueva productora de los hasta entonces director y realizador del concurso, Ángel Baviano y David Flecha. Según explicó Fórmula TV, se daba la circunstancia de que precisamente fueron ellos dos los que en su día adquirieron los derechos del formato para la productora española.   

Mediaset tuvo que indemnizar a  ITV con 5,4 millones de euros

Este movimiento, sin embargo, tuvo consecuencias. Y es que tras una demanda de la cadena británica ITV, la propietaria de los derechos del programa, Mediaset España fue sancionada con una multa de 5,4 millones de euros más los beneficios generados por el programa en estos años.

Otro caso llamativo se producía en 2008. Entonces, la hasta entonces jefa de ficción de Grundy Producciones (Sin tetas no hay paraíso, Yo Soy Bea), Mariana Cortés abandonaba la productora para crear la suya propia, Big Bang Media, junto al ex director de Antena de Telecinco, Alberto Carullo.

Este movimiento llevó Grundy a desmantelar su departamento de ficción y finalmente a cesar su actividad por completo en nuestro país. Paradójicamente años después, Mediaset vendía su participación en Big Bang Media, a la vez que limitaba sus proyectos con ella.

La guerra con Banijay

Algo parecido ocurrió con Magnolia. A finales de 2015 Mediaset España arrebata la producción de Supervivientes y Mujeres y hombres y viceversa a esta productora para dársela a Bulldog TV, una nueva productora que había promovido Vasile.

Esto llevó a Banijay Group -propietaria de Magnolia- a emprender acciones legales contra Mediaset España por competencia desleal. La compañía acusó entonces al grupo que dirige Vasile de descapitalizar Magnolia al contratar al mismo equipo de profesionales que hasta hacía pocos meses realizaba los dos programas de Telecinco.

Asimismo, la compañía realizó una estimación de lo que perdería después de que Mediaset le arrebatara la producción de ambos programas: 23 millones de euros.  No obstante, meses después, tras una reunión entre el consejero delegado de Banijay Group, Marco Bassetti y Vasile, el primero decidió retirar la demanda contra Mediaset.