Cabeceras especiales

Cabecera

TV PÚBLICA

Cinco años del cambio de modelo que llevó a TVE a su peor momento

El 20 de abril de 2012 se aprobaba la ley para elegir al presidente de RTVE por mayoría simple.

El Consejo de Administración de RTVE.
Daniel Jabonero
@DanielGJabonero
20.04.2017 | 17:26

Fue un 20 de abril de 2012 cuando los medios de comunicación despertaron a sus lectores con el siguiente titular: el Gobierno aprueba un decreto ley para modificar el sistema de elección de RTVE. Fue así como el Gobierno, en aquel momento con mayoría absoluta en el Congreso, pudo elegir a Leopoldo González Echenique como presidente de la Corporación sin que la oposición rechistara. Comenzaría en la radio televisión pública una época oscura de despidos, movimientos, fichajes comprometidos y mcuhas críticas por manipulación que han llevado a TVE a su peor etapa de credibilidad.

Echenique, como presidente de RTVE, llamó a sus filas a varios nombres muy polémicos que no terminaron nunca de encajar en TVE. Julio Somoano llegaba directamente desde Telemadrid para sustituir a Fran Llorente al frente de los informativos. Este último había llevado a la televisión pública a su etapa de mayor esplendor ideológico, ajeno a cualquier partido político.

Somoano, sin embargo, se hizo muy conocido en los medios de comunicación nacionales por los numerosos movimientos que hizo en el área de informativos, llamando a algunos de los periodistas de la época más polémica de Urdaci. Xabier Fortes dejaría de estar al frente del Canal 24 Horas y Ana Pastor sería cesada como presentadora de Los desayunos a pesar de sus espléndidos datos de audiencia. Así arrancaría una atapa oscura y nada transparente dentro del ente público.

Las audiencias comenzaron a caer en picado. Nadie le arrebataba a La 1 de TVE el liderazgo como cadena y como emisora de informativos en aquella etapa. Hicieron falta que pasasen algunos meses con esta nueva directiva para que los datos cayesen hasta tocar incluso la tercera plaza, por debajo de Telecinco y Antena 3. 

En abril de 2012 la cadena La 1 de TVE mantenía un 13% de cuota de pantalla media. Ya había perdido algunas décimas debido a que el descabezamiento de la pública con la llegada del nuevo Gobierno había provocado una paralización en sus producciones. En abril de 2017, la cadena mantiene una cuota media de un 9,6%. Ya no es líder en informativos y su credibilidad ha caído por los suelos al perder la primera plaza en eventos tan importantes como las elecciones. 

Nadie podía imaginar que todavía quedaba por ver lo peor de esta TVE. En octubre de 2014, José Antonio Sánchez, otro ex de Telemadrid, era nombrado Presidente de RTVE por el Partido Popular. Eligió a José Ántonio Álvarez Gundín, de La Razón, como su director de informativos. Si la etapa anterior ya fue oscura, todavía faltaba por llegar la época más opaca dentro del ente. 

La manipulación, la mayor crítica a la nueva TVE

Durante estos últimos años, las críticas por manipulación o censura se han ido multiplicando a lo largo de los años en el ente público. Una parte muy grande de la redacción de informativos está en pie de guerra contra aquellos que pretenden engañar a los espectadores. 

El Consejo de Informativos de TVE, en su intento por ver mejorada la calidad de los informativos, realiza informes puntuales para hacer ver la situación en la que se vive dentro de aquella redacción. Sin embargo, las altas cuotas de manipulación que existen ahora mismo en la Corporación ha hecho que la mayor parte de estas acciones ya pasen desapercibidas por muchos, siendo vistas como algo normal dentro de la pública.

La llegada de de Podemos y Ciudadanos le costó mucho tiempo y trabajo de aceptación a la directiva de TVE. Los altos cargos de ambos partidos no tenían casi apariciones desde su nacimiento a pesar de que las encuestas les daban como algunas de las principales fuerzas políticas antes de las Elecciones Generales. Aparecían para las críticas, pero sus directivos no eran entrevistados en sus programas hasta que estuvieron obligados a hacerlo por ley. 

Catastróficos datos en entretenimiento

Pero TVE no sólo ha perdido fuerza en informativos durante este tiempo. El entretenimiento tampoco cuaja en la televisión pública. Más allá de formatos como MasterChef o el renacer puntual de Operación triunfo, la cadena no ha tenido mucha suerte para encontrar formatos que encajen entre los espectadores. 

En ficción parece que la cosa no va mucho mejor. La producción de El ministerio del tiempo fue un encargo anterior a la de la actual directiva del ente público. Durante esta estapa se ha dado luz verde a proyectos como iFamily, Reinas o El hombre de tu vida, todos ellos con catastróficos datos de audiencia que han terminado incluso en el late night. 

El futuro: el regreso al antiguo modelo

Una vez formado el nuevo Gobierno y, por lo tanto, el nuevo Congreso, uno de los primeros puntos en los objetivos de los partidos era cambiar el sistema de elección del presidente de RTVE y de los consejeros. Tras una proposición de ley del PSOE, el resto de partidos, incluido el PP, aceptaron volver al anterior sistema por el que se obligaba a tener una mayoría de dos tercios para la elección de los altos cargos de la pública. 

Los populares han aceptado este regreso al modelo antiguo. Una proposición de ley que tendrá que ser votada para arrancar la elección de un nuevo presidente de la Corporación que de comienzo a una nueva etapa de la televisión pública en España.