Cabeceras especiales

Cabecera

REPORTAJE

¿Comen bien los participantes de 'First Dates'?

¿Se cena bien en 'First Dates'?

Mike Medianoche
@mikemedianoche
17.07.2017 | 09:20

“Sueño tropical”, “Alma afrodisíaca”,”Enroque del amor” o “Aliento mediterráneo” son algunos de los platos que los participantes de First Dates cenan con su cita a ciegas en el popular date show de Cuatro. Un menú con nombres que se sugieren desde dirección que ha sido diseñado por un chef para el programa, y que cada día elabora un selecto cátering que ya han degustado cientos de personas dispuestas a encontrar a su media naranja.

Pero ¿cómo se come en First Dates? Este portal ha contactado con varios participantes, que coinciden en dos puntos: que las raciones son prácticamente degustaciones, y que la copa casi se rellena sola a lo largo de la cena.

El programa se graba en varios turnos, y así, una pareja de tortolitos puede “cenar”poco después del desayuno. Adrián, uno de los participantes, nos cuenta que comió “gnocchis y carrillera, y todo estaba muy rico. Las raciones eran medias, pero dado q eran las once de la mañana cuando grabé, pues no estaba tan mal”. También probó los famosos cócteles de Matías: “Me bebí dos caipirinhas y no dejaban de rellenarme el vino”, recuerda.

Salir con hambre

Meterse entre pecho y espalda un par de platos no muy abundantes a primera hora de la mañana puede parecer excesivo, aunque si toca grabar algo más tarde puede echarse en falta un poco más de alimento. “Yo me quedé con más hambre de la que fui, porque grababa en turno de tarde, que empezaba a las tres. A mí me recogieron a la una, y empecé a grabar a las cinco”, explica Alberto, que acudió hace un año al programa. "Allí quieren que hables, no que comas, y eso sí, la copa la tienes bien llena todo el rato". 

“La carta era muy exótica, y te piden que digas el nombre del plato en alto, o si no, lo dice el camarero. Yo pedí un tartar de salmón, que era un cachito mínimo, y unos tortellinis de crema, que eran cuatro contados. A Matías le pedí un cóctel, una caipiroska de fresa que le había visto hacer unos días antes a otro participante. Tiene mucha mano, y lo que le pidas te lo hace”, afirma el participante, que acabó teniendo una segunda cita con su pareja.

El porqué de las raciones pequeñas

José Manuel ha sido repetidor en el programa, y ya conoce todos los secretos. “Las raciones son pequeñas porque lo que quieren es que des juego; no vas a estar todo el rato masticando, que además es algo que cada uno hace de una manera y puede ser más o menos desagradable. Además, al masticar, se pueden perder comentarios o respuestas graciosas que luego tienen que cortar porque no queda bien”.  

Y es que este participante tiene claro que allí no acudes a cenar, sino a hacer televisión. “Es cierto que te quedas con hambre, pero allí vas a grabar un programa en un supuesto restaurante, que en realidad un plató. Y no vas a estar toda la cita comiendo. Una vez, por ejemplo, pedí un solomillo de ternera que era como una mini hamburguesa, y si te fijas, casi no enfocan los platos, y algunos de los que ves parece que están hinchados”.

Al igual que los otros comensales, afirma que tienen barra libre con las copas. “Al no comer tanto y tomar varias copas te desinhibes y empiezas a soltar lo más grande de tonterías”.