Cabeceras especiales

Cabecera

CRÍTICA

'Perdóname, señor' nunca nos engañó: sólo es una serie efectiva

Analizamos el último estreno de ficción de Telecinco protagonizado por Paz Vega.

Daniel Jabonero
@DanielGJabonero
25.05.2017 | 13:04

No esperaba otra cosa de Perdóname, señor. Ni más, ni menos. Telecinco siempre ha sido de altibajos: o lo peta o se descalabra. No hay medias tintas en esta cadena de televisión. Por eso no es extraño encontrar que los mismos que dieron luz verde a Sé quién eres han dado el visto bueno a Perdóname, señor

Ellos saben lo que querían. Esto es lo que querían. Querían El niño en televisión. Querían que la fórmula de El Príncipe no se les agotase. Querían una serie facilona de niños malos que gusta tanto a su público. No nos engañemos: la crítica puede decir lo que quiera, pero la estrategia funciona y los números son lo que le importa a Telecinco. La serie se ha estrenado por encima de lo que jamás consiguió Sé quién eres

Podemos tirarnos de los pelos, pero la cuota de pantalla es la que manda a final de mes. La crítica, a su lado, es agua para limpiarse las manos. Y Perdóname, señor es una serie mala. Tampoco hay medias tintas con esto. Es una serie mal narrada y mal interpretada. Pero la ecuación final tiene un resultado positivo. Es efectiva.

Ver a un (otra vez) narcotraficante Jesús Castro hablar de "formaciones rocosas" mientras intenta encontrar la droga que ha caído al mar tiene su gracia. Demuestra que esta serie nunca consiguió engañarnos. Nos la vendieron como el nuevo El Príncipe en sus promociones, con actores enganchados de la serie de Coronado de forma estratégica, pero siempre supimos que nos la estaban intentando colar. 

No me puedo sentir engañado con Perdóname, señor. Es una serie plana, que no se enreda y que enseña muchos cuerpos sin camiseta. Tiene diálogos sin sentido, pero ni nos damos cuenta de ello. No se sorprenda cuando les digo que el mejor resultado de audiencia lo tuvo entre los 25 y 34 años. Y es que la carne siempre atrajo a los jóvenes. Y si esta serie tiene un público objetivo, son ellos.