Cabeceras especiales

Cabecera

TV PÚBLICA

Críticas contra el economista Simón Pérez en TVE por su visión de los desahucios

Redacción
@Bluper
02.06.2015 | 01:17

Los espectadores de Así de claro sacaron las uñas contra el economista Simón Pérez, tertuliano del programa de Ernesto Sáenz de Buruaga con el que se ha contado para tratar el tema de los desahucios. El economista era el primero en intervenir, señalando a los ciudadanos como causantes de sus propios males. 

Buruaga daba paso entonces a un desahuciado para contar su historia desde el público. Simón se dirigió directamente al hombre del público para preguntarle por el coche que tenía antes de la crisis. "Seguro que era un coche de gama alta", le dijo. El comentario causó un murmullo en el plató y una explosión de ataques contra el economista en redes sociales. 

"¿Son necesarias dos casas?", ha preguntado Simón Pérez al público. "Yo no tengo ninguna", ha comentado chuleándose del momento. El desahuciado del público, ante estos comentarios, ha abandonado el plató al asegurar que no podía escuchar los ataques del tertuliano. 

"Ha habido dos oleadas: los listos que ganaron con la burbuja y los tontos que reventaron la burbuja", ha continuado el economista durante su intervención en el programa de TVE. "Yo os entiendo. Como banquero tengo la culta, pero vosotros como ciudadanos también", ha señalado al público que le abucheaba en directo.

No es la primera vez... 

No es la primera vez que el economista Simón Pérez mantiene una intensa discusión en televisión. En noviembre de 2013 mantenía un tenso enfrentamiento con Ramoncín en Intereconomía. "Soy neoliberal capitalista, no tengo ideología, me vendo al mejor postor (...). Mi ideología es el dinero, punto. Soy el máximo exponente de esta sociedad en el siglo XXI, broker (...). No soy demócrata. No creo en la democracia. No creo que el poder tenga que residir en la mayoría. No voto (...). Ni soy españolista ni soy de derechas por ser neoliberal. Creo en la libertad de mercado y de los agentes económicos. Creo que el Estado tendría que ser un mero árbitro que ponga normas y que no intervenga", aseguraba en dicho programa.