Cabeceras especiales

Cabecera

CRÍTICA

'El Xef': Alta cocina para Dummies

Dabiz Muñoz en la cocina de DiverXO (Mediaset)
Jose Álvarez
@josealvarezc
10.01.2016 | 22:45

La alta cocina no es solo ver a concursantes peleándose por hacer el plato más vistoso para un jurado de expertos. Hay todo un negocio detrás que muchos espectadores desconocen y que Cuatro ha querido mostrar a través de uno de los mayores exponentes del momento en este área: Dabiz Muñoz.

El Xef se introduce con mucho acierto en un mundo que no está al alcance de todos, por su precio y sofisticación, pero lo hace de una manera que resulta accesible hasta para el cliente habitual del Burger King. El programa no se centra en mostrar la parte más culinaria de este arte sino todo lo que hay detrás: cómo funciona un restaurante de estas características tanto para los trabajadores como para sus clientes.

'El Xef' hace accesible la alta cocina hasta para el cliente habitual del Burger King

Desde la forma en que funcionan los menús en la alta cocina al tipo de platos o establecimiento de tiempos según servicios; a los duros pasos que hay que dar para llegar a tener un restaurante de tres estrellas Michelín. Todo ello forma parte de tan solo la primera entrega del programa.

Esta perspectiva desde el punto de vista del business resulta muy alentadora. No solo hay cocina en El Xef, también hay una visión positiva del emprendimiento y del esfuerzo por conseguir un sueño, demostrando que al final del camino se puede lograr lo que uno se proponga si tiene constancia y sabe corregir los errores.

La buena nota que logra El Xef no solo se le debe agradecer a su contenido, también a su forma. El programa logra un muy buen ritmo con un montaje lógico que se inicia con los principios de Dabiz Muñoz en la cocina para pasar a un día a día habitual cuando abre DiverXO en su nueva ubicación y termina con su momento de desconexión una vez acaba la jornada de trabajo.

Dabiz Muñoz, un animal televisivo por explorar

Dabiz Muñoz resulta un soplo de aire fresco. Muchas cámaras se han colado en los trabajos de profesionales de todo tipo y, a pesar de ser grandes expertos en sus campos, no han demostrado serlo también transmitiendo a través de la pantalla (vease el caso de House of Cars de Discovery MAX). En este sentido, el chef cumple sobradamente, demostrándose como un auténtico animal televisivo por explorar al que le acompañan muy buenos peones en su restaurante que ayudan a que el juego sea mejor si cabe.

No lo tiene fácil para hacerse un hueco entre la audiencia, pero Cuatro puede estar orgullosa porque el reto de recuperar el espíritu que tenía en el pasado se ha cumplido con creces. Al menos en este proyecto.