Cabeceras especiales

Cabecera

CRÍTICA

'Expediente X' traslada su concepto al siglo XXI sin perder un ápice de su esencia

Gillian Anderson y David Duchovny en el regreso de 'Expediente X' (Fox)
Jose Álvarez
@josealvarezc
27.01.2016 | 11:25

Expediente X ha regresado por todo lo alto con dos episodios que marcan la senda por la que continuar en su nueva etapa. Estas nuevas bases son lo que de verdad da sentido a su regreso, haciendo que no sea una temporada más que podría haberse emitido en el año 2002, inmediatamente a continuación de la novena.

Los que vean la serie en continuidad, apenas notarán cambio más allá del inevitable paso del tiempo. Un envejecido Mulder, una bien operada Scully, mejores efectos especiales y calidad de imagen... pero la misma esencia de siempre tras la misma cabecera que nos conquistó en los 90.

Las conspiraciones siguen en 'Expediente X', pero cambia el objetivo

Porque lo importante de Expediente X son las conspiraciones, y eso sigue estando ahí, aunque muy actualizado. Y es lo que hace grande a su regreso: saber adaptarse al siglo XXI manteniendo el concepto que atrajo a sus fans durante más de 200 capítulos.

En los 90, los extraterrestres estaban mucho más al día que hoy. En pleno 2016, el fenómeno OVNI no tiene tanto peso más allá de lugares residuales como Cuarto milenio donde también tiene cabida el nuevo leit motiv de Expediente X: las conspiraciones gubernamentales.

Después de casos como Wikileaks, este tipo de conspiraciones están mucho más a la orden del día. Y Expediente X sabe darle un giro a todo lo que venía contando sin contradecirse, porque el posible engaño del Gobierno ya estaba ahí en los 90 igual que ahora siguen estando los extraterrestres. Simplemente cambia la importancia que se le da a uno u otro tema en cada una de las etapas.

Y este giro hace por implicar más al que es probablemente el gran personaje de Expediente X: Scully. Siempre ha sido mucho más escéptica que su compañero, pero ahora puede poner los pies sobre la Tierra -nunca mejor dicho- para poder estar al nivel de Mulder, algo muy importante dada la identificación que el espectador común hace con mucha más facilidad con ella que con él.

En tan solo seis episodios de los que consta esta nueva temporada (a falta de conocer si hay posibles renovaciones), Expediente X ha sentado las bases para poder convertirse en una de las pocas series cuyo regreso está más que justificado por la trama que cuenta.

* Expediente X se emite cada martes en el prime time de Fox España