Cabeceras especiales

Cabecera

DESENLACE

Y al final 'Águila Roja' comió perdices

Daniel Jabonero
@DanielGJabonero
28.10.2016 | 00:31

"Lo que he aprendido es que todas las épocas necesitan un héroe": con esta frase ha terminado Águila Roja. Lo hace para siempre y en boca de Sátur. La historia del samurai de TVE que más recordaba a una moderna adaptación de Quijote y Sancho Panza se despedía de los espectadores, ansiosos de descubrir si el personaje que les ha acompañado durante siete años sería feliz o no.

Águila Roja y el Comisario, enemigos irreconciliables durante toda la serie, se verán unidos contra el Rey por muy diferentes motivos. Al final, los dos se miraban frente a frente bajo la afilada hoja de un hacha. Ante la mirada de sus amadas, Águila Roja lograba levantarse ante la adversidad y luchar hasta el último momento. Una escena que parecía el final para los dos protagonistas y antagonistas de la ficción. 

En el último momento, ambos logran escapar de las garras del poder que quiere terminar con ellos. Gonzalo, de un salto, logrará reunirse por fin con Margarita. A lomos de un caballo, ambos huyen de la escena y del peligro para declararse su amor eterno.

Esta historia empezaba en 2009 con un Águila Roja destrozado al perder a su mujer. Su cuñada se colaba en su vida y durante nueve temporadas y 116 espectadores han ido haciendo esperar a los espectadores un ansiado final feliz. Por fin ha llegado. Alejados de la pelea, Gonzalo y Margarita prometían pasar lo que les quedaba de vida juntos con Sátur y el hijo de Gonzalo como testigos. Una familia feliz. 

La serie ha terminado con boda y con embarazo. Margarita le contaba su gran secreto a su gran amado y ya nada se ha interpuesto en su camino. Margarita decidía quedarse a su lado y dejar de huir. 

Mientras tanto, al otro lado de la ciudad, la Marquesa mata al Cardenal Mendoza. "Esto es lo que le pasa a los que intentan matarme", le dice. En escena entra el Comisario, que huye de la guardia real. "Te odio tanto que me voy contigo", le dice la mujer a su gran amado. Una historia de amor que los espectadores también han vivido con mucha intensidad y que también tiene final feliz. 

La última escena estaba protagonizada por Sátur, el gran protagonista de la ficción producida por Globomedia. Él concedía sus últimas palabras a la serie hablando de los males de los seres humanos, de las guerras y de las miserias. Pero siempre al lado de Águila Roja, en un segundo plano para despedirse. Y es que un Quijote no es nada sin su Sancho Panza.