Cabeceras especiales

Cabecera

TV PÚBLICA

La inversión en cine, un pozo de gastos sin salida para TVE

Daniel Jabonero
@DanielGJabonero
11.05.2015 | 06:00

Desde el año 2000, RTVE está obligada a invertir un 6% de su presupuesto anual a la producción de cine. Con el presupuesto actual con el que cuenta el ente público, un total de 30 millones de euros fueron destinados el pasado año a la producción de largometrajes. La única forma de convertir esta inversión en un producto rentable es su pase por televisión. TVE, sin embargo, no puede hacer frente a la emisión de ciertas películas y se acumulan en su nevera decenas de cintas cada año.

Por mucho dinero que TVE invierta en una película, el gasto no aparece en sus cuentas anuales hasta que no se pasa por televisión. Si la pública invierte 500.000 euros en la última producción de Pedro Almodóvar, este gasto no aparecerá en sus cuentas hasta el día que, por ejemplo, la película sea emitida en Versión Española. TVE se puede permitir emitir cine hasta cierto punto, ya que su presupuesto limitado sólo le permite sacar a antena una cierta cantidad de cintas.

TVE sólo saca en pantalla 7 u 8 millones de euros de los 30 millones que invierte

El pasado año, TVE emitió un total de 278 películas a través de La 1 y La 2. Algunas son compras a distribuidoras extranjeras y otras son producciones de TVE. En total, TVE pasa por televisión aproximadamente entre 7 y 8 millones de euros de su inversión obligatoria del 6%. Cada año, a TVE se le van acumulando unos 22 millones de euros de películas a las que no puede dar salida en televisión por su alto coste en parrilla.

El problema es que, aunque este dinero no aparezca en las cuentas de TVE, existe. Cada año, la pública acumula un activo que afectará a sus cuentas, las haya o no emitida, a los 10 años de la producción. De golpe, y sin haberse visto el resultado en pantalla, a la pública el cine le haría un agujero anual de más de 20 millones de euros a los que tiene que hacer frente en sus cuentas.

Ya en 2012, el anterior presidente de RTVE, Leopoldo González Echenique, habló sobre este caso tras anunciar que para la pública era imposible emitir todas las producciones cinematográficas en las que TVE ha puesto financiación. “No somos capaces de emitir el volumen que invertimos. Esto nos está generando un activo de cine que se nos va acumulando día a día, sin que seamos capaces de darle salida. Y eso está afectando al conjunto de la industria cinematográfica. Estamos trabajando en una fórmula para dar salida a ese cine que se acumula en nuestro balance”, declaró Echenique.

La pública hace un estudio mucho más cuidado del cine en el que invierte, dando la oportunidad a directores y proyectos mucho más pequeños a los que se dirigen las cadenas privadas con su inversión obligatoria. Pero también ha invertido en cintas comerciales como Los amantes pasajeros o Las brujas de Zugarramurdi, de Pedro Almodóvar y Álex de la Iglesia, los pases por televisión que realmente le cuestan a la pública miles de euros. Muchas de estas películas en las que invierte TVE, sin embargo, se han quedado en una estantería cogiendo polvo ya que jamás han sido pasadas por televisión.

Este tema se vuelve a poner de moda después de que TVE se haya hecho con los derechos de emisión de 690 películas para un nuevo prime time de La 2. El segundo canal emite, a partir de este lunes y hasta 2017, un nuevo ciclo bajo el nombre Historia de nuestro cine y para el que se han gastado un total de 8,8 millones de euros. Son películas producidas de 1935 a 1999. ¿Por qué comprar más cine cuando no se puede dar salida a las producciones en las que ya se ha invertido? Cada uno de estos títulos recién capturados por TVE tendrán un coste de 15.000 euros, un precio mucho menor que lo que le cuesta a la pública sacar en pantalla un largometraje cinematográfico que ha financiado. 

La pública acumula un activo de 200 millones de euros en cine

La pública tiene que comprar fuera de sus puertas lo que tiene dentro de su armario pero no puede emitir. Año a año, la pública ha acumulado un activo en cine que suma, aproximadamente, un total de 200 millones de euros de stock de películas que no ha podido ser emitido y que, al final, terminará saliendo en las cuentas de TVE.