Cabeceras especiales

Cabecera

ACTUALIDAD

Luis Enrique, contra un reportero de TV3 tras la derrota del Barça: "Han tenido que agarrarlo"

Susana Guasch confesó a Josep Pedrerol que, tras las cámaras, el entrenador fue a por el comunicador.

Redacción
@Bluper
15.02.2017 | 11:38

La derrota del Barça a manos del Paris-Saint Germain parece no haber sentado demasiado bien al entrenador del equipo catalán, Luis Enrique. Este, no demasiado contento con el resultado del partido, no dudó en cargar contra un reportero de TV3 que preguntó al exfutbolista por lo que podría haber fallado para no ganar el juego.

Con un tonito bastante borde, Luis Enrique terminó por contestar a Jordi Grau, el periodista de la autonómica catalana, que "el único responsable" del resultado es él, el entrenador.

"El único responsable soy yo, no le busquéis más cositas. No os preocupéis más por eso. Acepto toda la reponsabilidad, pero cuando se gana espero que tengáis el mismo trato personal en las entrevistas. Este tono que te veo ahora conmigo espero que se mantuviera también en las entrevistas que me haces cuando gano los partidos", concluyó el entrenador antes de despedirse del reportero sin decir ni "adiós" y con un mero "correcto".

El periodista, sin entender el motivo del enfado de Luis Enrique, se dirigió a la cámara para evidenciar el enfado del técnico y declarar: "Tengo la sensación de que he sido absolutamente correcto".

Lo que pasó tras las cámaras

Tal como relató Susana Guasch a Josep Pedrerol durante su conexión con Champions Total, el programa de análisis emitido en Mega, Luis Enrique no dudó en cargar también con el reportero de TV3 detrás de las cámaras.

La periodista de Atresmedia quiso destacar que lo que se vio ante los focos no fue lo único que sucedió tras el partido y que el técnico persiguió al comunicador tras su tensa entrevista.

"Han tenido que agarrar a Luis Enrique entre tres porque iba directo, otra vez, a por Jordi Grau", comentó la comunicadora. Según llegó a explicar la reportera,, el entrenador persiguió al reportero mientras gritaba a los cuatro vientos: "No me toquéis, no me toquéis" y se dirigía al periodista que acababa de entrevistarle diciéndole que a ver si usaba de nuevo ese tono cuando el Barça gane.