Cabeceras especiales

Cabecera

ANÁLISIS

La encrucijada de Mediaset con el conflicto catalán: ¿por qué su tímida cobertura?

La cadena no obtiene grandes datos con sus boletines informativos.

Juan M. Fdez
@juanmafdez
11.10.2017 | 12:55

"La gente viene a Telecinco para informarse y a laSexta para formarse". Así de contundente se mostraba Paolo Vasile cuando este portal le preguntaba en junio de 2016 por la politización de las cadenas de televisión durante el último año electoral.

"El apostar o no por la política no es tanto por la audiencia sino por el objetivo editorial que tiene el grupo. El nuestro es un grupo que, como hemos declarado millones de veces, vemos la política como el conocimiento de la oferta. No somos una televisión de propaganda o de manipulación. Nuestra televisión no tiene como objetivo cambiar al secretario de un partido”, añadía.

Atresmedia ha llevado a cabo una inteligente estrategia complementaria

De ahí que durante estas últimas semanas, el único grupo de televisión que cotiza en el Ibex 35 haya decidido no apostar fuerte por el conflicto catalán como sí ha hecho Atresmedia, que ha llevado a cabo una estrategia complementaria con sus cadenas apostando por una cobertura más informativa en laSexta, y una más generalista en Antena 3.

Y así, mientras laSexta ha llegado a dedicar hasta 16 horas al desafío independentista y Antena 3 ha introducido boletines informativos, ha realizado algún especial en prime time o ha alargado la emisión de Espejo Público; en Telecinco y Cuatro sólo se han realizado boletines informativos.

Una tímida apuesta que ha tenido sus consecuencias ya que Telecinco mantiene en octubre un 11,9% de cuota de pantalla, su peor octubre histórico; mientras que Cuatro se queda con un 5,9% de cuota de pantalla, su peor octubre desde 2013.

Sin embargo, lo cierto es que teniendo en cuenta las audiencias de sus boletines informativos, el grupo tampoco puede arriesgarse a hacer una apuesta mayor por la política. Por ejemplo, este martes Telecinco cayó hasta un 8,1% y 972.000 espectadores en su boletín de las 19:40 horas; mientras que Cuatro apenas anotó un 2,6% y 301.000 espectadores.

Una historia de amor y odio

La relación de Mediaset España con la política durante los últimos años siempre ha sido de amor y odio. Y para ello sólo hay que recordar las cancelaciones de Te vas a enterar y El Gran Debate o la destitución de Jesús Cintora al frente de Las mañanas de Cuatro.

Siguiendo la estela de Más vale tarde, Cuatro se sacó de la manga un debate vespertino llamado Las tardes de Cuatro en octubre de 2012. Tras su escaso recibimiento, fue reemplazado dos meses más tarde por el programa de actualidad Te vas a enterar.

El programa empezó muy tímido en audiencias, sin embargo, cuando parecía que se hacía un hueco en la programación de la cadena, Mediaset España se lo quitaba de encima sólo un año después. Entre las razones, la decisión del programa de retransmitir en directo el escrache a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, lo que provocó un gran malestar en la cúpula de Mediaset.

No sería la única cancelación entonces. Para rebajar el tono político y a pesar de sus buenos datos, el grupo también decidió despedir El Gran Debate en Telecinco con la excusa de que “no se puede hacer un programa político sin políticos”.

De esta forma, el único programa político que quedaba en el grupo era Las mañanas de Cuatro, que por aquel entonces estaba lejos de los datos de Al rojo vivo. Meses después, cuando había conseguido plantarle cara al programa de Antonio García Ferreras, Mediaset destituía a Jesús Cintora por presiones políticas.

Fuentes oficiales a la cadena aseguraban entonces que la razón por la que habían tomado esta decisión era que preferían separar la información y la opinión, optando por un presentador que no se involucrara.