Cabeceras especiales

Cabecera

ENTREVISTA

"No hay nada decidido con 'Viajando con chester', pero habrá que hacer cambios"

Daniel Jabonero
@DanielGJabonero
16.07.2015 | 06:00

Cuatro cierra temporada en cuarta posición entre las cadenas privadas. La segunda de Mediaset España ha logrado obtener un 7,3% de cuota de pantalla media durante el curso, colocándose a cuatro décimas de laSexta y siendo la cadena que más ha crecido en un año. De junio a junio, Cuatro ha logrado subir 1,1 puntos de un año para otro.

Pero el camino ha sido complicado. Durante esta temporada, la cadena ha tenido que ver cómo algunos de sus rostros más potentes se caían de su equipo galáctico, como Risto Mejide o Pedro García Aguado, y a otros les cortaban las alas ellos mismos, como a Jesús Cintora. Suerte o fortuna, algunos programas han logrado mantenerse en pie después del aluvión y otros necesitan pasar por chapa y pintura.

Durante este curso, Cuatro ha tenido varios tropiezos pero también ha dado a luz a varias alegrías. Se ha chocado con programas como Killer Karaoke o Sopa de gansos. Pero también ha logrado mantener un buen resultado con programas como Los Gipsy Kings o Adán y Eva, ambos renovados para una segunda temporada. Para hacer balance de la última temporada hablamos con Mariano Blanco, director de Programas de la cadena.

Damos carpetazo al último año. ¿Qué resumen harías de los últimos meses de Cuatro?

Esta temporada ha sido bastante satisfactoria teniendo en cuenta que hemos subido un poco más de un punto respecto a la temporada anterior. Algunos cosas han servido para afianzar el perfil de cadena que tenemos porque los resultados han sido siendo buenos. Hemos conseguido consolidar una buena mañana respecto a nuestros competidores.

¿Cuál es la franja que más os preocupa de cara a la próxima temporada?

Y respecto al prime time es donde, de cara a la próxima temporada, tenemos que meter más leña. Es cierto que algunas cosas han funcionado muy bien, hemos experimentado mucho y hay cosas que nos han salido bien y otras no tan bien. Hemos hecho una muy buena temporada de Hermano mayor, una magnífica temporada de ¿Quién quiere casarse con mi hijo?, iniciamos un buen curso con la incorporación de Adán y Eva. 

Hemos tenido potentes marcas que han conseguido que nuestro prime time lo mantuviéramos tranquilo de cara a nuestros resultados. A partir de septiembre hay que afianzar lo que tenemos e incorporar algunas cosas nuevas. Hay que seguir probando. Si hay algo que nos gusta  en cuatro es generar nuevos contenidos sobre todo de entretenimiento y abrir nuevas vías de contenido.

En el prime time se apuesta mucho por producción propia pero en la tarde todo está lleno de producción ajena. ¿Hay planes para volverlo a intentar con un nuevo proyecto?

De momento no hay planes a la vista para incorporar una producción propia en la tarde. Hay proyectos, porque es verdad que nos han llegado propuestas para poder incorporar algo, pero en el conjunto de las prioridades ahora mismo tenemos ese flaco cubierto. Donde tenemos más ganas de meter producto novedoso es en el prime time. 

Este año ha servido para acercaros más a vuestro enemigo natural, laSexta. ¿Qué es lo que os ha ayudado para subir ese escalón y que os falta para dar el salto final?

Creo que nuestro day time hemos plantado bastante batalla. En el conjunto de la mañana estamos por delante de laSexta. Es cierto que en los últimos meses la tertulia matinal de laSexta ha vuelto a situarse por delante pero con una diferencia mínima, incluso ha habido días de empates técnicos. Nuestro dato, por hablar de lo de casa, es muy satisfactorio para nuestra perspectiva. Las mañanas no ha variado su línea y sigue estando muy pendiente de la actualidad. En nuestro access, la incorporación de Gym Tony parece que no, pero ha hecho que crezcamos más de un punto en esta franja. Granito a granito vamos creciendo. Hay cosas que nos ayudan a mantenernos en un ten con ten interesante respecto a nuestros competidores.

Se han juntado en apenas unos meses la salida de rostros muy importantes de la casa. ¿Cómo os habéis enfrentado a la salida de Cintora, Mejide o García Aguado?

Lo llevas con la preocupación lógica de que tus caras te ayudan a tener marca de cadena. Es verdad que han coincidido en el tiempo varios rostros que por distintas circunstancias han dejado de aparecer en cadena, pero lo bueno es que hemos tenido una capacidad de reacción bastante rápida. Por encima de los rostros hay que pensar que detrás hay un contenido de televisión que te ayuda a tener esos datos. Las caras entran y salen de las cadenas de una forma mucho más normal de lo que creemos. El público les echa de menos lo necesario pero también se acostumbra rápido a que lleguen otros contenidos con otros rostros.

¿Ya hay una decisión tomada con ‘Viajando con chester’ después de ver la caída de audiencia que ha sufrido esta temporada?

No está tomada todavía y lo haremos antes de irnos de vacaciones. Tenemos previsto hacer una reflexión sobre el programa con los datos en la mano y viendo el panorama que se nos abre en los próximos meses. A veces no todos son datos y hay que ver el panorama que se avecina para tener o un programa en parrilla porque eso hace marca y crea imagen de cadena. Vamos a mirar cómo puede quedar y habrá que tomar una medida de mejora, eso seguro. La caída de audiencia es notable pero no hemos dicho la última palabra todavía.

Entramos en una temporada muy política. ¿Apostaréis más por este género en vuestra parrilla o se centrará todo en la llegada de ‘Un tiempo nuevo’?

Un tiempo nuevo llegará a Cuatro en unas semanas y nosotros no queremos hacer un programa sólo y exclusivamente para la política. Creemos que estando en Cuatro tiene que abrirse a otros contenidos. Queremos hacer un programa donde el público perciba un gran entretenimiento aunque también se hable de política. Que la gente note que en la noche del sábado tiene una ventana donde le contamos muchas cosas entretenidas.

La política estará presente, pero hay que ver qué vuelta le damos para que no sea la presentación típica de la política en un programa de televisión. El nombre mantiene el espíritu de lo que queremos hacer, lo que nos pasa es diferente y la forma de contarlas también.