Cabeceras especiales

Cabecera

REPORTAJE

Peleas de famosos y reporteros: los enfrentamientos más míticos

Del reciente puñetazo de Bustamante a Jordi Martín al "destructores" de la Jurado

Mike Medianoche
@mikemedianoche
31.07.2017 | 15:13

Telecinco ha protagonizado el último encontronazo entre un famoso y un reportero del corazón. El periodista Jordi Martín afirma haber sido agredido con patadas y puñetazos por parte de David Bustamante mientras lo seguía para fotografiarlo después de conocerse que el cantante podría tener una nueva novia. Socialité, Viva la vida o El programa del verano han recogido este incidente, que se suma a otros tantos que han tenido lugar en España.

Ortega Cano: “¿Y usted se alegra?”

Hace unos meses Ortega Cano perdía los nervios ante una periodista después de que le preguntaen por su hijo José Fernando, que entonces apareció en los medios esposado por la Guardia Civil en los juzgados. El torero respondió de malos modos, y comenzó a chillar en plena calle. “¿Me dejas ya? Tenéis mucho rostro. Usted tiene mucha cara, déjeme tranquilo, por favor”. La reportera le preguntó por las imágenes de José Fernando esposado. “¿Y usted se alegra?” reprochaba el diestro.

Destructores

Ortega estuvo mucho más controlado que en otras ocasiones, como la vez que se enfrentó a unos reporteros en un aeropuerto, a los que atacó cuando le preguntaron por la vida sentimental de Rocío Carrasco. “No grabes más que te parto los ojos. Qué trabajo ni qué pollas es esto, gilipollas, tontos” amenazó Ortega. Mientras, su entonces esposa Rocío Jurado gritaba “destructores” después de pedir “que me dejéis ya, idiotas”. Por allí, apaciguando los ánimos, estaba una entonces poca conocida Rosa Benito.

Allanamiento de los seres humanos

Carmina Ordoñez vivió gran parte de su vida de dar exclusivas, pero también tuvo desencuentros con la prensa en alguna ocasión. La más famosa fue la que decidió tapar el filtro a un cámara, mientras llamaba a los periodistas “desahogaos”. Ahí proclamó una de sus frases más recordadas: “Estáis allanamiento de los seres humanos de la sensibilidad”.

María Jiménez contra Ana Rosa Quintana.

Las peleas entre periodistas y famosos a veces se hace vía telefónica. Cuando presentaba Sabor a ti, Ana Rosa Quintana tuvo un rifi rafe con María Jiménez, quien llamó muy enfadada al programa. “Estáis pagando a todos estos personajes hablando mal de mí. Estoy hasta el mismísimo coño. ¿Te digo a quién se la chupaste tú para llegar donde estás?”, reprochó María, muy nerviosa. Sucedió en enero de 2004.

Ana Obregón defendiendo a su hijo

Actualmente la imagen de los niños está muy protegida, pero antes no sucedía así. Ana Obregón había mostrado muchas veces a su hijo Álex, y una Navidad mientras los periodistas la esperaban ella y el pequeño atacaron a los reporteros con spray de nieve, pero los periodistas respondieron con la misma arma. Uno de los disparos calló en la cara del niño, que comenzó a llorar, y Ana entró en cólera, atacando a la prensa. “Sois uno hijos de puta, al niño no se le tira. Puta, cabrona. Me estás jodiendo la vida”, arremetió Ana Obregón.

El padre Apeles en los juzgados

En 1997 el padre Apeles, ahora de actualidad tras reaparecer en Sábado Deluxe, vivió un encontronazo con un cámara. Fue a la salida de un juzgado, y para que no lo grabasen se ocultó la cara con una libreta mientras que con otra mano empujaba el objetivo del cámara, que denunció que le había doblado la muñeca. “Una cámara sin ningún permiso me empezó a filmar. Si me he quedado indefenso en un juicio y no quiero que circulen imágenes mías en un juzgado, porque pertenece a mi vida privada, pensé que si tenía derecho a grabarme yo lo tenía a taparle hasta que me pude esconder”, se defendía entonces el sacerdote.

Isabel Pantoja: No me vas a grabar más

En el año 2003, la cantante Isabel Pantoja se enfrentó a varios periodistas que habrían tomado imágenes del interior de su finca “Cantora”. Por ello, salió fuera y pidió que le entregasen la cinta “por las buenas”, o que llamaría a la Guardia Civil, dejándoles grabarla enfrente “de buenas”. En un descuido, al grito de "esa es mí casa y no me vas a grabar más", les arrebató la cámara a los reporteros y se la guardó en su coche.