Cabeceras especiales

Cabecera

OPINIÓN

Pepa Bueno en 'Viajando con chester': la diferencia entre conversar y entrevistar

Este domingo, Pepa Bueno se estrenó como la conductora de 'Viajando con chester', el programa que hasta ahora conducía Risto Mejide en Cuatro.

Daniel Jabonero
@DanielGJabonero
13.04.2015 | 06:00

Ya lo avisó la propia Pepa Bueno al comienzo de Viajando con chester: “Atentos, compañeros, que va a dar muchos titulares”. Y quizá esta es la gran diferencia entre el programa de Risto Mejide y el de Pepa Bueno. En Viajando con chester siempre se vendió que veríamos un programa de conversaciones, no de entrevistas. Algo que es muy difícil pedirle a una periodista que cada mañana analiza la actualidad desde las ondas. No buscábamos titulares.

Felipe González fue el primer invitado de esta nueva etapa del programa de Cuatro. Sentarle a una periodista a un ex Presidente del Gobierno y pedirle que converse con él no debe ser fácil. Y no lo hizo. Mientras Risto Mejide se recostaba en el chester, Pepa Bueno mostraba una postura mucho más tensa, en busca del gran dato que aparecería en los periódicos al día siguiente. 

“Las comparaciones son obligatorias”, confesó Bueno cuando se presentó la nueva etapa del programa. Y, por comparación, en Viajando con chester nos encontramos este año un programa completamente diferente firmado bajo un mismo nombre y una misma mecánica. Pero diferente. Ni mejor ni peor. 

Si algo decribía a la marca Risto Mejide era su incisiva opinión en cada uno de los temas que salían en el programa. Temas que parecían hilarse por sí solos. Pepa Bueno, sin embargo, mantiene un índice y un manual al que acudir cada vez que se termina un tomo de la entrevista. Una forma muy diferente de conducir al invitado que, por otro lado, chorrea mucha más profesionalidad periodística. 

Pepa Bueno lo ha intentado. Le sale su acento extremeño que demuestra su estado de reposo. Pero se encuentra en la incómoda posición de intentar sacar titulares sin que todo parezca una entrevista y bajo la estricta orden de conversar. Con este cóctel de indicaciones, Bueno pierde la chispa y la ironía que la caracteriza por las mañanas detrás de los micrófonos. Por mucho que lo parezca, un acento no crea complicidad.

Muy diferente estaba Pepa Bueno durante su encuentro con José Coronado. Sin un ex Presidente delante, la periodista se olvida mucho más de su papel de entrevistadora para entrar en el juego con mucha más soltura. Las conversaciones más triviales colocan a la conductora en una posición mucho más resulta y que encaja con el formato. Tras la figura de Coronado no se necesitan titulares, algo que parece que marcará la etapa Bueno en Viajando con chester. Nada desechable, por otro lado.