Cabeceras especiales

Cabecera

ANÁLISIS

Política y corrupción, temas tabúes en la ficción española

Juan M. Fdez
@juanmafdez
15.02.2015 | 05:00

Esta semana conocíamos que Atresmedia y Bambú Producciones tienen un nuevo proyecto entre manos: La embajada, una nueva serie que se centrará en la corrupción existente en una embajada española en un país existente.

Una trama, la política actual, hasta ahora poco explorada en la ficción de las cadenas generalistas y que muchos pedían que se tratara visto el éxito de series como Borgen o House of Cards. De hecho, la única ficción que se ha atrevido recientemente a abordar la corrupción en España ha sido Crematorio, la sobresaliente serie de Canal Plus emitida por laSexta.

“No se me ocurre ninguna serie que haya reflejado tan bien la política y la corrupción”, decía el periodista de El País, Guillermo Altares, en el especial de producción propia de Canal + Política ficción que emitió a finales de 2013.

“No hay serie sobre política en España como no la hay sobre fútbol o toros: por no molestar”, explicaba por su parte el crítico de El Mundo, Alberto Rey. “Desde el momento en el que no se pueden hablar de determinadas cosas en un Telediario, imagínate desde la ficción. Se nos da muy mal reírnos o criticarnos a nosotros mismos”.

No hay serie sobre política en España como no la hay sobre fútbol o toros: por no molestar

No creo que tengamos la capacidad para coger distancia y aceptar la serie de ficción como es, que a veces refleja unas cosas u otras. Aquí pondríamos el acento en si el presidente es del PP o del PSOE. Sería un condicionante brutal”, explicaba Borja Semper, del PP.

En este sentido también se mostraba la diputada por UPyD, Irene Lozano. “En la política española existe un componente añadido de polarización muy fuerte. Resulta más difícil para un director abordar la política desde fuera”.

Cuéntame es donde mejor se ha tocado la política”, recordaba Rosa Belmonte, de ABC. En la serie de TVE se ha abordado la política a nivel nacional, pero también a nivel local gracias a que su protagonista Antonio Alcántara se presenta a las elecciones de 1977 como uno de los cabezas de lista de la UCD por la circunscripción de Albacete.

Sin embargo, como ha publicado El Confidencial Digital, TVE ha exigido a los productores de la serie que sean políticamente “ecuánimes” en los capítulos que recuerdan la época de Felipe González. Anteriormente también se suavizó la victoria del PSOE en 1982.

 

 

Moncloa, ¿dígame?

“Es más fácil hacer guiñol”, apuntaba Andoni Ortuzar, del PNV. En la mente, programas de las autonómicas como ¡Vaya semanita!, de ETB, o Pòlonia, de TV3. También el informativo de humor Las noticias del guiñol que se emitió en Canal + desde 1995 hasta 2005 y desde entonces hasta 2008 en Cuatro.

En lo que se refiere a ficciones políticas en cadenas generalistas, dos sitcoms: Señor alcalde y Moncloa, ¿dígame?, las dos emitidas por Telecinco en 1998 y 2001, respectivamente. La primera, protagonizada por Carlos Larrañaga tuvo dos temporadas, mientras que la segunda sólo contó con una. “Es todo como lamentable”, opinaba Belmonte.

Señor Alcalde contaba la vida de Pablo Herrera, un hombre viudo que acaba de ser elegido alcalde de su pueblo y que debe enfrentarse diariamente a los problemas que les planteaban los concejales del partido de la oposición. Las siglas de su partido, lógicamente, inventadas.

“Se trata de una comedia popular para todos los públicos y con mucho humor, donde prevalecen las relaciones humanas frente a las políticas”, explicaba entonces Mikel Lejarza, subdirector de contenidos de Telecinco.

El argumento de Moncloa, ¿dígame? giraba en torno al despacho del departamento de prensa de la Moncloa y tenía por protagonistas a sus funcionarios encabezados por Javier Veiga. Producida por Andreu Buenafuente, la serie contó con los cameos de Angels Barceló y Nuria Roca, entre otros.

¿Qué series hacen falta?

“No me imagino viendo un Ala Oeste a la Moncloa. Debería estar muy bien hecho”, reflexiona Altares. “Sobre el que lleva la imagen del Partido Popular”, bromea por su parte Belmonte.

“Yo haría una serie descarnada sobre el Congreso de los Diputados, la relación de los diputados con los lobbys, aunque no existen, existe. Explicar por qué se toman esas decisiones y que los espectadores vean que los que estamos en segunda fila no somos tan sectarios”, comenta Samper

“Dejaría pasar un poco de tiempo, pero haría una buena serie sobre lo que ha sucedido en Euskadi con el terrorismo. Una serie que fuera veraz y que nos sirviera de memoria. Muy instructiva, muy pedagógica”, comenta el exlehendakari del PSOE, Patxi López.