Cabeceras especiales

Cabecera

ANÁLISIS

¿Por qué ha tardado tanto en volver lo nuevo de 'QQCCMH'?

La madre de todos los datings regresa esta noche a Cuatro.

Los concursantes de 'Quién quiere casarse con mi hijo'.
Los concursantes de 'Quién quiere casarse con mi hijo'.
Juan M. Fdez
@juanmafdez
20.09.2017 | 14:22

¿Quién quiere casarse con mi hijo? regresa esta noche a Cuatro a partir de las 22:45 horas en la que será su quinta edición y más de dos años y medio después de su última edición, que finalizó en marzo de 2015. Pero, ¿a qué es debido esta larga espera si la anterior edición anotó el mejor share en la historia del formato?

En concreto, el formato de Warner reunió a 1.976.000 espectadores y alcanzó un 12,6% de share. El espacio fue líder absoluto de su franja, superando en casi 2 puntos a su inmediato competidor (10,8% y 1.694.000) y creció 4,7 puntos en target comercial (17,3%), el mejor de su franja, y fue primera opción en todos los entornos sociodemográficos.

Es importante que el público eche de menos un programa como éste

Además, el programa registró más de 1.500.000 reproducciones en Mitele, convirtiéndose en el espacio más visto de Cuatro y en el cuarto más visto de Mediaset en esta plataforma, demostrando que el formato sigue siendo un fenómeno en el entorno on line y en las redes sociales.

"Hemos esperado el tiempo necesario para encontrar un gran casting como el que tenemos en QQCCMH5. Además, también es importante que el público eche de menos un programa como éste y que tenga ganas de volver a vernos", explica el director de Producción de Mediaset España,  Jaime Guerra.

Y así es. La anterior edición, por ejemplo, vio nacer como personajes a la familia Mateo, que después dieron mucho que hablar en otros programas de la casa como Supervivientes, Sálvame o El Programa de Ana Rosa. También participó en otro programa de la casa (Pasaporte a la isla), la madre de Markus, María José.

Cinco estilos peculiares

¿Quién quiere casarse con mi hijo? regresa en su quinta temporada con otras cinco historias por vivir, cinco solteros de oro, cada uno en su peculiar estilo, que acuden al programa a encontrar el amor, acompañados de sus no menos originales progenitoras.

Jesús

Jesús es un entrenador personal de corazón y sensibilidad colosales. Siente que ha venido a este mundo a defender a los más débiles. Se fue de su pueblo a Madrid por amor, pero le salió mal y en su tierra dejó a las dos mujer de su vida: su madre y su abuela. A sus 31 años, es un romántico empedernido que escribe poemas en papeles o servilletas y que adora los clásicos de Disney, en especial ‘La Bella y la Bestia’, película con la que se siente identificado. Es un amante de los animales y otro de los amores de su vida es su perrita Lola, con la que adora compartir su tiempo. Jesús busca a una chica que, como él, se cuide físicamente y no tiene reparos en admitir que las chicas operadas le gustan. Con su madre mantiene una relación envidiable. Su unión es tan grande que admite que “el cordón umbilical nunca se ha llegado a romper entre los dos”. A pesar de su naturaleza desconfiada por sus desengaños amorosos, Jesús descubrirá durante el programa que a veces hay que confiar y dejarse llevar.

Mari Cruz

Mujer de armas tomar, poderosa, peculiar, “la rara del pueblo” y pintora de estilo “realista impresionista”. Mari Cruz quiere para su hijo una chica elegante con la que comparta no sólo noches de pasión, sino también conversaciones más profundas: una mujer con gusto por el arte, a la que le encanten los animales y, sobre todo, que no haga sufrir a su hijo.

Fernando

Fernando es un joven jerezano dicharachero, hablador, algo pijo y dominante que llega pisando fuerte. Le encanta el fútbol, la buena educación y pasear por la playa. Va camino de ser la representación andante del concepto ‘señorito andaluz’, y busca encontrar a una mujer para llevar como estandarte, refinada, con saber estar y “a la que se pueda presentar en sociedad y en cualquier evento, orgulloso de tenerla”. Para su madre sólo tiene un pero: es demasiado clásico, está “chapadito a la antigua” y se muestra bastante inmaduro. Quizás a lo largo de las semanas termine por actuar de forma mucho más adulta.

Silvia

Silvia es una mujer tradicional. Proviene de una buena familia jerezana y regenta una mercería centenaria especializada en mantillas, peinetas y botones antiquísimos. Acompaña a su hijo en esta aventura para encontrar a la nuera perfecta, pero no se lo pondrá fácil: las discrepancias con Fernando serán más que habituales en la búsqueda de esa mujer ideal. Lo que quiere para su hijo es una mujer guapa, con clase y con carácter, que sea capaz de poner a Fernando en su lugar y que consiga que madure. Silvia tiene las ideas muy claras y quiere que su hijo emprenda el vuelo junto a la mujer perfecta para él. La relación entre ambos es de respeto mutuo, aunque Silvia siga sorprendiéndose por la mentalidad “arcaica” de su hijo.

David

Antiguo piloto de Fórmula 3 y emprendedor de éxito al que la vida le ha sonreído. A sus 28 años posee varias inmobiliarias de lujo en España y vive rodeado de ciertas extravagancias. Es amante de los coches deportivos, vive en una chocita de 1.000m2 con nueve dormitorios y ocho baños, con piscina exterior, garaje para ocho coches, pistas de tenis, padle y baloncesto y con 3.000m2 de parcela donde organiza fiestas pintorescas con sus amigos. Es hablador, carismático y muy seguro de sí mismo. David está cansado de las relaciones de interés que le rodean y por eso busca a una compañera de viaje que esté con él por cómo es y no por lo que tiene.

Charo

La madre de David es una mujer cariñosa y sentimental que quiere para su hijo todo lo que ella no pudo tener. En su relación, uno es el ying y otro, el yang. David es más frío y su madre, mucho más sentimental. Se llevan bien pero siempre mantienen firme la barrera de respeto entre ellos. Charo busca para su hijo una nuera con la que poder compartir todo lo que no puede disfrutar con el híper-ocupado David. Además, está deseando tener nietos... lo que supone un agobio adicional para este joven potentado.

Jaime

A sus 23 años, Jaime es todo un modelo internacional tras una breve pero intensa incursión en el panorama de la moda de Shangay. Un joven guapo, de gran seguridad en sí mismo y, según él, insensible. Nunca llora y es frío ante la mayor parte de sentimientos. Le encanta la adrenalina y por eso le gusta desde siempre montar en bici y salir en moto, aunque no lo hace tanto como le gustaría. Reconoce que es “modelo por dinero” y le apasiona comprar, sobre todo, su perdición: las zapatillas. Jaime busca una chica a la altura de su perfil, una mujer con curvas, de físico espectacular y ante la que la gente se gire cuando les vean pasar. Eso sí, la quiere con fondo e inteligencia.

María

Mujer de mirada infinita, con un gran mundo interior, María busca a una chica culta y elegante que haga reír a su hijo, que lo enamore y que consiga aflorar los sentimientos que tiene guardados. Aficionada a la artesanía, muy mañosa y muy pendiente de su casa, admira a su hijo sin condiciones; es lo más importante de su vida. Por su parte, Jaime también admira a su madre. Es el modelo a seguir y admite que “si fuera sensible, se emocionaría al hablar de ella”. Y para ella, él es lo más importante de su vida.

Pepe

Lo sabe todo sobre moda. Su fuerza es arrolladora y con 21 años es dueño de una lengua ácida y un carácter muy jovial. Apasionado del buen gusto, siempre está dispuesto a ofrecer los trucos de belleza y estilo que conoce. Le encantaría abrir una tienda de moda femenina en Madrid o en Murcia, dos de las ciudades en las que, según él, mejor se viste de España. Pepe busca un hombre pero no tiene ninguna expectativa física ni requisitos de masculinidad, aunque sus parejas siempre han sido algo mayores que él. Soñador como el que más, sin embargo, tiene las cosas muy claras y sabe realmente lo que quiere: enamorarse por primera vez.

Joki

Su madre, Joki, es una mujer de matrimonio muy tradicional. Acompaña a su hijo y le aporta el toque de cordura y tranquilidad que a veces Pepe necesita. La relación entre ambos es estrictamente de madre-hijo y ella es muy tajante al respecto: no son colegas y tienen que respetarse como tal. Joki nunca ha visto a su hijo besar a otro hombre. Quizás ahora lo descubra.