Cabeceras especiales

Cabecera

EUROVISIÓN

Portugal hace historia en Eurovisión y España se hunde en última posición

Salvador Sobral se convierte en el primer portugués en ganar el Festival.

Daniel Jabonero
@DanielGJabonero
13.05.2017 | 00:26

La noche se pronosticaba complicada para España desde el principio. Cualquier estudio que se había hecho sobre los posibles resultados de la noche dejaban al representante Manel Navarro en un mal lugar. Y los pronósticos se han terminado cumpliendo: el español ha terminado la noche con un último puesto

Era más complicado saber quién ganaría este año el Festival de Eurovisión. Si bien ha habido años en los que un claro favorito destacaba sobre el resto de candidaturas, este 2017 se avecinaba movido hasta última hora de la noche. A pesar de que Italia aterrizaba en Kiev como el mejor posicionado, durante la semana le fueron soplando la nuca países como Portugal y Bulgaria. Al final, el sorpasso se ha producido en el último momento.

El portugués Salvador Sobral se ha convertido en toda una celebridad en Portugal gracias a su Amar pelos Dois. Todo el país estaba volcada con esta candidatura, la primera vez que Portugal tenía opciones reales de hacerse con la victoria en Eurovisión. Después de 47 años participando en el Festival, Portugal se ha hecho con la gran victoria tras conseguió 382 puntos por parte del jurado y ser la más votada por el público europeo.

Una enfermedad ponía en peligro su participación

Los portugueses siempre fueron una de las opciones favoritas para hacerse con el triunfo. Sin embargo, la candidatura tomaba mucha más fuerza durante la semana en la que se celebran las semifinales del programa. Y es que Salvador Sobral lograba ponerse en la primera posición en las casas de apuestas, superando al italiano este mismo viernes.

En Kiev, los seguidores de Eurovisión veían en Sobral al ganador perfecto para que Eurovisión volviese a sus orígenes. Lo tenía muy complicado. Y es que la máxima posición de este país había sido un sexto puesto en 1996 con Lúcia Moniz.

La participación de Sobral estuvo en duda durante algunos días, desde que se conociera la enfermedad cardiaca del cantante. De hecho, el portugués no llegó a Kiev hasta el pasado domingo, saltándose los primeros ensayos de la primera semifinal. En su lugar actuaba su propia hermana, compositora del tema que él ha cantado este sábado ante toda Europa.

Durante las semanas previas a que se iniciase la promoción de Sobral de cara a Eurovisión, numerosos medios portugueses portugueses ponían en alerta: el cantante necesita un trasplante de corazón de manera urgente. "Salvador está obligado a llevar continuamente una especie de marcapasos que le obliga a usar una mochila con pilas alrededor de la cintura", comentan algunas fuentes cercanas al cantante.

España no mejora las predicciones 

El español Manel Navarro tenía una noche complicada por delante. Las casas de apuestas le colocaban en la última posición. Cualquier ascenso más allá del puesto 26 sería un claro triunfo para España en Eurovisión. Y es que la puesta en escena de Navarro no destacaba contra las otras ofertas de la noche.

Vestido con camisas hawaianas y demostrando complicidad con los tres compañeros que tenía sobre el escenario, el español cantó su Do it for your lover con serios problemas desde el principio, lo que hizo que la voz le jugara una mala pasada en la parte del final. El resto de la actuación estuvo juguetando con las cámaras y mostrando una actitud gamberra en sus primeros planos.

Pero nada de esto le valió al joven catalán para lograr una buena posición para España. Consiguió 0 puntos del jurado y 5 puntos del público. Esta posición empeora así el resultado de TVE de los dos últimos años, en el 21 con Edurne y en el 22 con Barei el año pasado.

Un duro golpe para Italia

El italiano Francesco Gabanni llevaba a Kiev con muchas posibilidades de hacerse con el triunfo. Su Occidentali's Karma, con una característica puesta en escena protagonizada por un mono bailarín, se ha convertido en todo un himno en Italia. Antes de aterrizar en Eurovisión el videoclip de la canción ya acumulaba más de 100 millones de reproducciones en YouTube. Todo un récord para una canción nacida por y para Eurovisión que no superó ni Loreen y su éxito mundial Euphoria.

Este triunfo hubiese supuesto una verdadera recompensa al trabajo que Italia ha realizado en Eurovisión en estos últimos años. La RAI abandonaba su participación en el Festival de Eurovisión en el año 1998 al ver que no recibía el suficiente apoyo por parte del resto de países europeos. Y es que sólo tienen dos victorias en su galería de trofeos después de ganar en 1964 con Gigliola Cinquetti y en 1990 con Toto Zutugno.

Las audiencias del Festival de Eurovisión en Italia comenzaron a flojear al ver que los resultados nunca eran los esperados. Terminó desapareciendo y centrándose en su multitudinario y propio Festival de San Remo. No fue hasta 2011 cuando Italia decidió volver a Eurovisión. La victoria se les escapó en 2015 con el tercer puesto de Il Volo, los que más apoyo recibieron por parte del público. No ganar en Kiev supone un duro golpe para el país después de haber apostado incluso por emitir el Festival en el canal principal de Rai.