Cabeceras especiales

Cabecera

TV PÚBLICA

El PP acepta destruir el modelo de RTVE que ellos mismos crearon

Los populares apoyarán la proposición del PSOE para volver al sistema anterior.

Daniel Jabonero
@DanielGJabonero
28.03.2017 | 16:39

Este martes arrancaba en el Congreso el debate sobre el futuro de RTVE. Los diferentes grupos parlamentarios han ido pasando por el estrado para mostrar su parecer sobre cómo se deben elegir a los cargos administrativos de la Corporación. Los portavoces tomaban así en consideración la proposición de ley del PSOE, que piden volver al sistema de elección que implantó Rodríguez Zapatero en la anterior legislatura. 

El objetivo está claro: el PSOE tiene la intención de que el presidente del ente público sea elegido en el Congreso por una mayoría de dos tercios, y no por una mayoría simple como ha ocurrido durante el Gobierno del Partido Popular. También se ha pedido renovar el sistema de elección del Consejo de Administración con este mismo sistema para introducir a los partidos de reciente creación en la Corporación pública. 

Desde que el PSOE saliese del Gobierno en 2011 se produjo un bloqueo en el Congreso al no ponerse de acuerdo los partidos para elegir al presidente de RTVE. Pasaron nueve meses hasta que el PP aprobó un real decreto para cambiar el sistema de elección del presidente y así poder elegir este cargo por mayoría simple. Al tener mayor absoluta en el Congreso esto les daba la oportunidad a los populares de elegir a dedo al presidente de la televisión pública. 

Las críticas por manipulación y censura en la televisión pública española han sido constantes

Desde entonces, las críticas por manipulación y censura en la televisión pública española han sido constantes. Sin embargo, es un debate en el que no se han pronunciado muchos el resto de formaciones políticas hasta que no ha habido nuevo Gobierno y nuevo escenario político. 

Ha sido el PSOE el que ha pedido volver al sistema anterior. José Miguel Camacho Sánchez ha sido el portavoz socialista encargado de presentar esta proposición de ley ante el Congreso. “Han pasado casi cinco años desde la aprobación unilateral por parte del PP del real decreto que regulaba el sistema de elección de los miembros del Consejo de Administración y de su presidente. Es momento de hacer balance de lo que ha ocurrido y ya les adelanto que no es nada positivo”, ha arrancado el socialista. 

Para Camacho, “la actuación del Gobierno del PP es el ejemplo paradigmático de su concepción de la política y del sector público. No creen en las políticas de consenso, les incomoda el pluralismo. La Corporación RTVE llegó en el pasado a alcanzar niveles muy razonables de independencia. Todo lo destruyeron de un plumazo claramente inconstitucional. Querían cambiar las reglas del juego para que el PP pasase a tener de nuevo el control de RTVE”, ha dicho dirigiéndose a los populares. 

El PP se defiende de acusaciones

Por su parte, Ramón Moreno ha sido el encargado el turno de alegaciones desde el sillón de los populares. Antes de nada ha anunciado que apoyará la proposición de ley del PSOE, asegurando que su intención con la aprobación de aquel real decreto nunca fue hacerse con el control de la televisión. “Se hizo para evitar el bloqueo parlamentario. No fue para rebajar el listón democrático”, ha asegurado el portavoz del PP.

Se hizo para evitar el bloqueo parlamentario

Además, Moreno ha querido defender la actuación del Partido Popular y de la RTVE que ahora mismo está en emisión. “La independencia está garantizada”, ha asegurado. Critica que el PSOE hable de recuperación. “¿Recuperar qué? ¿A quién? ¿Los peores y más negros años de la RTVE?”, ha preguntado el popular. 

Una proposición pobre para Podemos

Por el camino, la proposición de ley se ha encontrado con las críticas de la portavoz de Podemos Noelia Vera. La voz de la formación morada asegura que su partido apoyará la idea del PSOE, sin embargo, asegura que se queda corta y sólo “se quieren colgar la medalla”. Incita así a que el presidente de RTVE sea elegido por concurso público y que los candidatos se presenten con “un proyecto sólido” para solucionar los problemas por los que pasa la Corporación.