Cabeceras especiales

Cabecera

ANÁLISIS

Un personality show para hacer visible a una cadena

TEN estrena 'Yo soy Rosa', un producto que potenciará su imagen de marca.

La cantante Rosa López.
La cantante Rosa López.
Juan M. Fdez
@juanmafdez
21.06.2017 | 09:00

TEN estrena el próximo lunes 26 de junio, a partir de las 21:30 horas, Soy Rosa, un personality show en el que descubriremos quién es realmente Rosa López. Sus inquietudes, sus jornadas maratonianas, su círculo de amigos, sus relaciones profesionales y el día a día de alguien que se exige al máximo en cada proyecto vital que acomete.

Pero, más allá del personaje, este nuevo reality servirá para potenciar la imagen de marca de TEN un año después de su nacimiento. Y es que, aunque la cadena ya ha llevado a cabo diversas campañas de promoción, es innegable que un personality show con una protagonista como Rosa pondrá en el mapa a TEN. 

De hecho así está siendo durante los últimos días. Rosa está protagonizando titulares en los distintos medios de comunicación por el estreno del reality, como también lo será al día siguiente de su estreno en el que a buen seguro será uno de los temas más comentados del momento en redes sociales.

TEN sigue así la estrategia de otras cadenas que han apostado por este género con el objetivo de impulsar su imagen de marca y conseguir notoriedad. De hecho sus responsables equiparaban este martes el impacto conseguido con el de Las chicas del cable.

MTV, COSMO, DKISS

La primera cadena en apostar por este género en nuestra televisión fue MTV. Corría el año 2011 y entonces la cadena americana decidía seguir las andanzas de Alaska y su marido Mario Vaquerizo en Alaska y Mario.

El reality alcanzó cuotas del 2,6%, triplicando así la media del canal, y congregando cada se semana de media a casi 300.000 espectadores. Unos datos que llevaron a la cadena a seguir apostando por esta serie incluso ya en el pago. 

La siguiente cadena en fijarse en el género del personality show fue Cosmopolitan, que decidió producir We Love Tamara, en el que intentó contar la vida de Tamara Falcó. Sin embargo, la actitud de la joven y de su representante terminó por arruinar el programa convirtiéndolo en un fracaso absoluto de audiencia.

"Es un esfuerzo económico para la cadena, pero hemos hecho un uso eficiente de nuestros recuerdos y en este caso hemos apostado por el programa porque nos da notoriedad. Personalmente creo que ya hemos rentabilizado este programa", explicaba el  el director general del canal, Juan Mayne.

La última cadena en apostar por el personality show fue precisamente un rival de TEN: DKISS. En este caso se decidía seguir la vida de Ana Obregón en Algo pasa con Ana. Pero, igualmente, la actitud de la presentadora convirtió el reality en lo más anti televisivo visto en mucho tiempo.