Cabeceras especiales

Cabecera

ANÁLISIS

7 parecidos razonables entre 'Las chicas del cable' y 'Velvet'

Netflix pidió a Bambú una ficción como la de Antena 3. Y así ha sido.

Juan M. Fdez
@juanmafdez
27.04.2017 | 22:02

Para su primera serie original grabada en España, Netflix pidió a Bambú una serie como Velvet. Una petición nada sorprendente teniendo en cuenta que ha sido su ficción más exitosa a nivel internacional con ventas a más de 120 países.

Y así nació Las chicas del cable, una serie que, como ya hemos contado, replica de forma notable la serie de Antena 3. Algo que para muchos puede ser visto de forma negativa, pero que cumple a la perfección con el objetivo de Netflix de crear un producto para ser consumido en Latinoamerica.

Pero, ¿en qué se parecen ambas series? En BLUPER hemos querido recopilar siete parecidos bastante razonables.

1. La historia de amor

Hay un momento en el primer episodio de Las chicas del cable que los espectadores creerán haber visto antes en Velvet. Es justo cuando sus protagonistas, Blanca Suárez y Yon González, se reencuentran y se produce un flashback recordando su historia de amor adolescente. ¿No les suena a lo que pasaba con Miguel Ángel Silvestre y Paula Echevarría? Y aquí, al igual que sucedió en Velvet cuando el padre de Alberto Márquez se enteraba de la relación, la historia se rompía para tristeza de sus protagonistas.

2. Las chicas protagonistas

De las chicas Velvet a Las chicas del cable. Si en la ficción de Antena 3, Paula Echevarría, Marta Hazas, Manuela Vellés y Cecilia Freire eran el epicentro de la serie, en la ficción de Netflix el protagonismo recae en otras cuatro féminas: Blanca Suárez, Ana Fernández, Nadia de Santiago y Maggie Civantos.

3. El entorno de trabajo

Si en Velvet el centro de la historia se situaba en unas galerías de moda, en Las chicas del cable todo gira en torno de la primera empresa de telefonía de España. Es en ambos donde precisamente se produce el reencuentro de sus protagonistas.

4. La Gran Vía de Madrid

Los exteriores del edificio de telefonía donde trabajan las chicas del cable también nos resultará familiar. Y es que curiosamente tanto las Galerías Velvet como esta compañía telefónica están situadas en la Gran Vía de Madrid y a escasamente cien metros.

5. La fiesta

En la mayoría de series de Bambú siempre hay una fiesta en el primer episodio donde ocurre algo que dará inicio a las tramas. En Velvet con la presentación de la colección de ropa, en Gran Hotel con la fiesta de las luces, o en Gran Reserva con la presentación de un nuevo vino. Y ahora en Las chicas del cable, como no podía ser de otra manera, también tenemos esta fiesta con la primera llamada de teléfono a Estados Unidos.

6. La música

Uno de los elementos fundamentales de Velvet era su música. En Las chicas del cable también sucede lo mismo. Lo curioso es que en la serie de Netflix se han tomado ciertas licencias hasta el punto de que se escucha música actual como las Sweet California.

7. El elenco

Bambú es una productora que cuida de sus actores. Por eso no le importa que algunos de ellos se repitan en sus series. Por eso cuando Concha Velasco o Yon González aparezcan en escena, no podremos evitar tener un déjà vu. No obstante, en Las chicas del cable, ninguna de sus cuatro actrices protagonistas había trabajado antes con la productora.