Cabeceras especiales

Cabecera

OPINIÓN

La poca vergüenza de TVE con 'El Ministerio del Tiempo'

Juan M. Fdez
@juanmafdez
23.07.2016 | 06:00

Los peores presagios se cumplen. A TVE le importa tres leches El Ministerio del Tiempo. Ha sido escuchar la mágicas palabras de 'servicio público', que tanto salpullido dan a los enemigos de la televisión pública, y el presidente votante del PP, José Antonio Sánchez, ha decidido que todavía no es momento de renovar una de las mejores series que ha tenido nuestra televisión pública en los últimos años.

De nada sirve que cada semana la serie creada por los hermanos Pablo y Javier Olivares haya mejorado la imagen que muchos españoles tienen de TVE. De nada sirve que semana tras semana consigan que Lope de Vega, Velázquez o Goya se conviertan en lo más comentado en redes sociales y las búsquedas en Google se disparen. Su misión es acabar con la televisión pública.

La misión de Sánchez y sus secuaces es acabar con todo aquello que suene a servicio público

No olvidemos que Sánchez es conocido en el sector como el enterrador de Telemadrid. Un título que parece que quiere mejorar como el enterrador de TVE. Es la única explicación entendible para que a día de hoy esté asfixiando así a la productora de El Ministerio.

“No dejan de ser un rato de ocio”, defendió en su día el ministro de Hacienda, Cristobal Montoro. Unas palabras que, vista la actitud de Sánchez, bien podrían servir para describir su idea de la televisión pública. Eso o que Sánchez, que se encuentra de excedencia de Telefónica, realmente quiera que la ficción termine en Movistar.

Dando dinero a un moroso

Lo realmente triste del asunto es que mientras Sánchez y sus secuaces tratan con tan poca vergüenza a una serie de esta dimensión y faltan el respeto a millones de españoles, por otra lado siguen dilapidando dinero en contratar a José Luis Moreno, un empresario que adeuda a Hacienda más de 3,4 millones de euros.

Así se salta la ley TVE para trabajar con Moreno

Eso por no hablar de la más que sospechosa aprobación de la producción de una nueva serie con el productor de Ana y los 7, Juan Alexander. Su productora Programas y televisión S.L. no cuenta con empleados, según el Registro Mercantil, y su último proyecto data de 2005, el thriller Ausentes.

¿De verdad que el problema es que hayan pedido un incremento del presupuesto cuando todos los años se gastan millones y millones de euros en derechos deportivos? ¿De verdad no se renueva por sus datos de audiencia cuando una televisión pública no debe regirse sólo por ello y sabiendo que muchos espectadores no siguen la serie de manera tradicional?

Esta semana leía que José Antonio Sánchez lleva meses esperando el momento para abandonar TVE. Hágamos un favor, márchese a Telefónica o a donde quiere que desee. Pero, por favor, lárguese ya. Deje de destruir nuestra televisión.