Cabeceras especiales

Cabecera

ANÁLISIS

La audiencia se refugia en el pago en verano ante la pobre oferta del abierto

El consumo ha caído este verano más que en años anteriores.

Juan M. Fdez
@juanmafdez
25.08.2017 | 11:00

Las nuevas formas de consumo televisivo son más que una realidad. Así lo están demostrando los datos de audiencia de este verano en el que cada vez más espectadores abandonan la televisión en abierto por la de pago y las plataformas de streaming.

Según un informe de la consultora Dos30’ para BLUPER en base a datos de Kantar Media, la audiencia ha sufrido una gran fragmentación este verano, descendiendo el consumo de las televisiones generalistas y aumentando el de la televisión de pago.

Si analizamos los datos de la primera quincena de agosto ya que los atentados de Barcelona han alterado el consumo, los españoles vimos la televisión una media de 194 minutos al día, cuatro minutos menos que el mismo periodo del año anterior (198).

De estos cuatro minutos, dos de ellos han ido a parar a la televisión de pago. Mientras que el pasado año, los españoles consumieron en la primera quincena de agosto 13 minutos de este tipo de televisión, este año han visto 15 minutos.

Sin ir más lejos, durante el día de ayer, las temáticas de pago promediaron un 7,4% de cuota de pantalla, mientras que el pasado año alcanzaban un 6,5%. Sólo un día antes también se disparaban a un 7,7%, nueve décimas más que el año anterior (6,8%).

Respecto a julio, el consumo de televisión en abierto ha caído en cinco minutos (199); mientras que si lo comparamos con junio (218 minutos) la caída ha sido de 24 minutos y si lo hacemos con mayo ha sido de (32 minutos).

Un verano de fracasos

Pero, ¿se han refugiado los espectadores en la televisión de pago y en las plataformas de streaming debido a la pobre oferta televisiva de las cadenas en abierto o estas no han apostado fuerte por su programación debido al bajo consumo veraniego?

Podríamos decir que es la pescadilla que se muerde la cola. Las cadenas son conscientes de que el verano es un periodo de bajo consumo y poca inversión publicitaria. De ahí que no hayan arriesgado en exceso con su programación, aunque unas más que otras.

De esta forma, la estrategia de Atresmedia durante los meses de verano ha pasado por ahorrar en costes ya que durante los dos primeros trimestres del año sus costes totales son mayores a los de su rival. De ahí que haya emitido cine tanto en Antena 3 como laSexta durante cinco noches a la semana.

Por su parte, Mediaset ha preferido mantener ‘viva’ su parrilla durante el periodo estival ya que durante los primeros meses ha conseguido una excelente optimización de sus recursos. Sin embargo, los programas que ha estrenado (Mad in Spain o Me lo dices o me lo cantas) podrían catalagorse como productos low cost, que han sido rechazados por la audiencia.