Cabeceras especiales

Cabecera

ENTREVISTA

Terele Pávez: "No estoy hecha para ser vieja"

Terele Pávez
Daniel Jabonero
@DanielGJabonero
16.11.2015 | 05:00

Terele Pávez está de moda. Si bien la actriz desapareció de los escenarios durante un tiempo, ahora no hay proyecto que no cuente con su nombre entre el reparto. La pequeña y la gran pantalla se pelean por tenerla entre sus manos. Y esto le ha enseñado a la actriz a valorar los buenos momentos de su vida profesional.

Este martes (22:15 horas) se estrena en TVE la TV Movie Teresa, una nueva versión sobre la vida de Teresa de Jesús en la que interpreta a la priora del convento en el que ingresa la protagonista. 

Ganadora del Goya a mejor actriz secundaria por su trabajo en Las brujas de Zugarramurdi (de Álex de la Iglesia), comparte escenario con la ganadora del cabezón a mejor actriz, Marian Álvarez, que interpreta a Teresa de Jesús. En esta ocasión, la acción se traslada a la época actual, donde una joven estudiante se empieza a interesar por la figura de la monja a raíz de unos hechos que han trucado su vida. 

Producida por TVE y La Cometa TV y dirigida por Jorge Dorado la TV Movie cuenta con Antonio de la Torre, Aitana Sánchez Gijón, Favid Luque y Carla Díaz entre el reparto. Para contar cómo ha sido el rodaje, Terele Pávez ha hablado con este portal.

¿Cómo ha sido eso de ponerte el hábito?

Súper emocionante y súper precioso. Ir por ese monasterio vestida de carmelita fue realmente algo muy especial. Yo siempre he sido muy carmelita. Me gustó tanto tener esa experiencia. 

¿Impone mirarse al espejo y verse así?

Es que ni siquiera te miras. Te ves. Te sientes. El hábito hace al monje. Hay una parte del hábito que te imprime carácter. Tiene mucha fuerza. Fue muy hermoso y lo hicieron todo muy bien. Las chicas que estuvieron conmigo eran todas muy jovencitas y el trabajo que han hecho ha sido muy grande.

Es una Teresa muy diferente a las que hemos visto hasta ahora. Compara si historia en el siglo XVI con la de ahora. ¿Cómo reaccionaste cuando leíste esta historia?

Teresa para mí no es algo nuevo. Siempre me ha interesado este personaje. Es mi santa y yo siempre me he interesado mucho por ella. La priora, mi personaje, tiene una actitud sobre la vida. Le hace perder el norte que una niña recién llegada tenga esa conexión con Dios. No puede comprender que ella, que tiene más grado, más medallas, no tenga ese contacto. 

Es una historia de soberbia y de poder. Esta niña no se hundía. Cada vez brillaba más. Es como la Cenicienta y nadie sabe lo que hacer.

Es interesante eso de que siempre te ha interesado mucho este personaje…

¡Pero es que yo me llamo Teresa! Marian Álvarez hizo un trabajo espectacular. Cada Teresa ha aportado algo diferente. A mí ya se me ha ido la edad para interpretar a Teresa, pero me hubiese encantado. Lo que no hubiese soportado cuando me ofrecieron este papel es que la actriz que hiciese de Teresa no lo hiciera bien. Me hubiese dado mucha pena. Y hay que ver cómo está Marian. Me pareció maravillosa. Es una actriz muy especial que trabaja mucho de forma muy rígida. Ha hecho una Teresa sublime.

Va a ser muy interesante para la gente joven. Sobre todo para ellos. Se pueden pensar que van a ver la vida aburrida de una monja pero después les entrarán ganas de leerse su libro. Es una mujer que cambió muchísimo la religión. 

Terele Pávez vuelve a estar de moda. Después de un tiempo desaparecida de la interpretación, de pronto te vuelven a llamar de todas partes. ¿Por qué crees que ha sucedido esto?

Esto es así. No quiero decir que no a nada. Es una edad en la que no puedes desaprovechar lo que te proponen, entonces aprovecho para hacer todo lo que me llega. Y ganar dinero de paso. Cuando ya esté en casita quiero pedir ir a la peluquería y que me lleven.

Os juntáis las dos ganadoras del Goya de este año…

¿Verdad? Eso ha sido muy bonito. Cuando nos lo dieron nos miramos las dos y sabíamos que íbamos a trabajar juntas. Eso se intuye. Me ha gustado mucho. Ha sido un encuentro en mi vida muy importante. Tiene muchísimo talento y es tan normal.

¿Llegan más trabajos cuando te llevas un Goya?

Pues es que yo llevaba una racha de cosas habladas. A mí me llegó todo de repente un poco antes del Goya. Me llamaron dos del Teatro Español después de 40 años sin trabajar allí. Después una película. De pronto me dieron los tres premios más importantes de la crítica. Fue un cambio en mi vida. Me han pasado una de cosas en un año o dos.

Yo pienso que, espiritualmente, cuando se me fue Emma, subió arriba para poner las cosas bien en mi vida. Todos los años en la fecha del aniversario me llega un premio o una función. A ver este año qué hace. 

¿Te queda algo por hacer en la vida?

Todo. Cada edad tiene su encanto. Lo malo de ser mayor es la salud. Ser mayor es maravilloso. Lo malo es que te duelen las piernas y te cansas. Todo te molesta. La edad lo malo que tiene es que pierdes posibilidades. Yo no he nacido para ser vieja. Hay gente que le va ese rollo y se visten de viejas. Yo visto así porque es más barato. Pero no tengo vocación de señora mayor. Yo me sigo sentando en la acera. 

¿Es una lección de vida el saber que hay días que estás en lo alto y de pronto desapareces? ¿Te enseña a aprovechar los buenos momentos?

Más que lección es que te enseña a no tener metas. La meta es el instante. La mejor meta es ganarte al que está al lado y aprender de todo. 

Ante las próximas elecciones del 20 de diciembre, ¿qué se le pide al nuevo Gobierno en el ámbito cultural?

Que quite al Gobierno. De momento, le pediría al Gobierno que se vaya. Para que no pierdan el poco respeto que se merecen y no pierda la poca sonrisa que me queda… Un día les voy a dar en la cara. Se creen que todo el mundo es idiota. Se creen que me toman el pelo. 

Yo voy a votar a Podemos. A mí, como a todos y a la mayoría, nos tienen desencantados. La posibilidad de cambio que nos han propuesto ellos la cosa se está poniendo seria. Hay que votarlos porque gracias a ellos está saliendo todo lo malo como dentro de un grano. 

¿Qué nos puedes contar de ‘Buscando el norte’, tu nueva serie en Antena 3?

No puedo contar mucho. Es un personaje muy humano al que le voy a poder sacar mucho partido.