Cabeceras especiales

Cabecera

TV PÚBLICA

TVE se gastó 2 millones de euros en películas que nunca emitió

La cadena invierta en una gran cantidad de cintas sin repercusión en taquilla.

Daniel Jabonero
@DanielGJabonero
12.04.2017 | 09:00

"Paco es un joven español que vive en Buenos Aires. Tras muchos esfuerzos consigue un trabajo estable. Todo va bien hasta que se instala a vivir con él su primo Guille. Guille es un desastre, hasta que por fin encuentra un trabajo de repartidor nocturno de condones a domicilio”. Esta es la sinopsis de la película Cordón Express.

Puede que de poco les suene este título. Sin embargo, pagaron por él una buena suma de dinero sin darse cuenta. Y es que TVE invirtió 726.000 euros (IVA incluido) en hacerse con los derechos de emisión de la película. Una cinta que, según datos del Ministerio de Cultura de 2012, consiguió una taquilla de 25 euros y fueron a verla al cine exactamente cuatro espectadores. 

Como ya se había hecho con los derechos de emisión, la pública decidió emitir esta comedia dirigida por Luis Narciso y protagonizada por Antonio Hortelano la noche del pasado 3 de agosto de 2015 a las 2:30 horas de la madrugada. El resultado: apenas 136.000 espectadores vieron la película. El resultado es sencillo: cada espectador le costó a TVE 5,33 euros. 

Este es uno de los casos publicado por bez y que desvela varias irregularidades en la Corporación de Radio y Televisión Española en el primer borrador de la auditoria de Hacienda. En este informe se estima una pérdida de dos millones de euros en películas que jamás se han emitido o el gasto en cintas que apenas han tenido repercusión en taquilla. 

TVE no entra en la producción de las cintas en las que participa, sino que compra los derechos de emisión de las mismas. Esto es muy importante para entender que los gastos que supone esta adquisición sólo entran en las cuentas de la pública cuando han sido emitidas. Al haber sido estrenada en televisión en agosto de 2015, fue aquel año cuando TVE tuvo que responder ante el gasto. 

Desde el sindicato USO de RTVE han demandado este uso del dinero público, asegurando que “las audiencias obtenidas por los largometrajes españoles, tanto en La 1 como en La 2, no se corresponden con sus costes de producción ni con las cantidades aportadas por TVE”. Según el sindicato, TVE habría emitido 520 títulos de cine español en 2015. Aquel año compró los derechos de 72 películas aportando 63 millones de euros de su capital. La recaudación en cine de dichas cintas fue de 53 millones. 

Según el informe del sindicato, TVE habría financiado en los últimos años una gran cantidad de títulos que después no tendrían ninguna repercusión en antena. El hecho de no entrar en la producción, sino de hacerse con sus derechos de emisión, supone que haya que mirar los datos de audiencia para atestiguar el buen hacer de la televisión pública en este caso. Cintas como Tetro supusieron una inversión de 1.062.000 euros por parte de la pública y después la vieron 47.000 personas en su pase por La 2, lo que supone un gasto de 22,60 euros por espectador. 

En la lista del informa hay una gran cantidad de títulos que dejan clara que la inversión en cine de la pública no tiene mucho fundamento. La película Tuya siempre supuso una inversión de 600.000 euros y su pase por televisión alcanzó los 66.000 espectadores. TVE invirtió 885.000 euros en Rosa y negro y después obtuvo 7,38 euros en taquillas. 

Las cintas desaparecidas

El coste que supone para TVE comprar los derechos de ciertas películas no es lo más grave de la denuncia que hace este sindicato. Hacienda también habría alertado de la desaparición de dos millones de euros de las arcas de TVE al no haber emitido ciertas películas sobre las que ya ha perdido los derechos. 

Dicho informe de Hacienda habla sobre una cinta en la que TVE habría invertido dos millones de euros y que sus derechos habrían sido cancelados el 16 de enero de 2016. Ya en 2014 la Corporación habría perdido los derechos de emisión de 104 cintas al considerar que no tenían calidad para ser emitidas. Su valor fue de 25 millones de euros. 

Ya en 2012, el anterior presidente de RTVE, Leopoldo González Echenique, habló sobre este caso tras anunciar que para la pública era imposible emitir todas las producciones cinematográficas en las que TVE ha puesto financiación. “No somos capaces de emitir el volumen que invertimos. Esto nos está generando un activo de cine que se nos va acumulando día a día, sin que seamos capaces de darle salida. Y eso está afectando al conjunto de la industria cinematográfica. Estamos trabajando en una fórmula para dar salida a ese cine que se acumula en nuestro balance”, declaró Echenique.

El problema es que, aunque este dinero no aparezca en las cuentas de TVE, existe. Cada año, la pública acumula un activo que afectará a sus cuentas, las haya o no emitida, a los 10 años de la producción. De golpe, y sin haberse visto el resultado en pantalla, a la pública el cine le haría un agujero anual de más de 20 millones de euros a los que tiene que hacer frente en sus cuentas.